Deportes

Una base más que razonable

Mel dice que la base del Betis 2011-12 será la actual plantilla. El argumento está bien, ya que esos jugadores han sido campeones y líderes de Segunda durante 29 jornadas, casi nada.

el 05 jun 2011 / 21:23 h.

Pepe Mel, el sábado con Belenguer, la primera baja segura del Betis 2011-12.

Pepe Mel volverá a reunirse a partir de hoy con el director deportivo, Vlada Stosic, para conocer de primera mano las posibilidades económicas del club en el mercado de fichajes y perfilar en la medida de lo posible los objetivos a por los que irá la entidad verdiblanca en estas primeras semanas de configuración de la plantilla para la temporada 2011-12.

Entre bajas obligadas (Belenguer) , cedidos que en principio no aparecen en los planes por motivos económicos o deportivos (Miguel Lopes, Nelson, Juande, Rodri...) y otros posibles ausentes por otras contingencias (Emana, Arzu, Fernando Vega...), el Betis va a tener que reforzarse con casi una decena de hombres y su monedero no es que rebose de euros, de ahí que el técnico esté listo para un verano duro y ya avise de que la base de la futura plantilla será la actual.

La verdad es que el plantel que ha devuelto al Betis a Primera se ha ganado el derecho a disfrutar de la máxima categoría. Mel y sus hombres han sido líderes de la categoría durante 29 de las 42 jornadas, así que es imposible que alguien discuta la justicia del ascenso verdiblanco. Del ascenso y de su título de campeón, obviamente. El Betis ha sido el mejor de la categoría y eso también se puede advertir en los goles que ha marcado (85, empatado con el Barça B), en su goal average (+41, mucho mejor que el siguiente, el +25 del Rayo) y en general en el fútbol que ha desplegado durante un ejercicio en el que nunca salió de los tres primeros puestos y sólo estuvo siete jornadas fuera del ascenso directo.

El Betis de Mel se incrustó entre los dos primeros desde el minuto uno. La goleada al Granada (4-1) en la jornada inaugural y la posterior victoria en Huelva (1-3) lo condujeron al liderato, aunque en ese primer tramo tuvo que lidiar con el espectacular arranque del Valladolid. Tras quitarle el primer puesto en su duelo directo de la cuarta jornada, el Betis ya empezó a pelear con el Rayo y el Celta, casi siempre desde la mejor posición de la tabla (fue líder durante quince jornadas consecutivas, entre la 8ª y la 22ª). Luego llegó el bajón de las cinco derrotas consecutivas, que descendió al equipo heliopolitano hasta la tercera plaza y a cuatro puntos del segundo. Ese punto crítico coincidió con la 25ª jornada (1-0 en Valladolid). A partir de ahí, Mel recondujo la crisis y su Betis tardó sólo cuatro partidos en regresar a la zona deseada. Y no la abandonó más. Desde que retornó a las dos primeras plazas tras aquella importantísima victoria entre charcos en Girona, el Betis ya no salió del ascenso directo. Y desde que ganó al Xerez en Chapín, con remontada incluida, ya no dejó de ser líder. Fueron las diez últimas jornadas del campeonato.

LOS PLANES DE FUTURO. La plantilla que ha protagonizado esta trayectoria tan impecable se merece ser la base de la plantilla que buscará la permanencia en Primera, pero es inevitable y también aconsejable que haya refuerzos porque la gran mayoría de esos jugadores no ha hecho nada en la máxima categoría. El Betis quiere nuevos nombres para todas sus líneas. En la portería casi no hay guardameta que no haya sonado (aunque Mel dice que cuenta con Casto y Goitia), en la defensa se buscan tres centrales y ya se ha fichado a un lateral, en el centro del campo se persigue al camerunés Nguemo pero sin desechar planes B tipo Boutahar (Zaragoza) o Míchel (Birmingham) y en ataque, a la espera de lo que ocurra con Emana, la prioridad se llama Bojan (y el plan B, Nino). El delantero del Barça es la punta del iceberg de futbolistas de los grandes o de sus filiales por los que piensa preguntar el Betis.

  • 1