miércoles, 12 diciembre 2018
02:42
, última actualización
Cultura

Una bella Sinfonía y un rescatado

Crítica del concierto que la Orquesta Barroca de Sevilla ha ofrecido en la Iglesia de la Anunciación en el marco del Proyecto Atalaya de la Hispalense.

el 11 dic 2014 / 10:00 h.

TAGS:

Iglesia de la Anunciación. 10 de diciembre. Programa: Obras de Balius y Vila, Pleyel y Haydn. Intérpretes: M. Hinojosa, soprano. Orquesta Barroca de Sevilla. V. Moretto, director.

“Fue la honra de los maestros de capilla de todas las iglesias de España por el mérito de sus obras”, dejó escrito Juan Lucas Pozo en 1863 al respecto de Jaime Balius y Vila (1750-1822), compositor que anoche renacía del olvido por mor del Proyecto Atalaya de recuperación del patrimonio musical andaluz que defiende la Universidad de Sevilla. La Orquesta Barroca (OBS) brindaba su tradicional concierto en la Anunciación en el marco de este programa y, para no ser demasiado cruentos con el autor recuperado, su música se ofrecía junto a una sinfonía temprana, la número 2 de Haydn, y la Sinfonía en Re Mayor 126 de otro clasicista, Ignaz Pleyel (1757-1831).

Sin duda, en las páginas expuestas de Balius, quien fuera maestro de capilla de la Catedral de Córdoba, hay bastante más que oficio. Y aunque, por necesidad (partituras que nacen del estricto contexto religioso) u estilo, estemos ante un compositor conservador para su época hay destellos en una creación como Adonde infiel dragón de notable ingenio. Obra de rica inventiva temática que acaba enroscándose demasiado en sí misma pero que posee una impronta que va mucho más allá de la composición de circunstancias.

Cálida y con un esmerado uso del vibrato, la soprano María Hinojosa abordó a Balius con una gran naturalidad, con la lección bien aprehendida. Disfrutamos, en una pieza como la más concisa y redonda De la antigua serpiente, de una voz rica en modulaciones y de cuidada afectación dramática, a la vez que muy atenta en el correcto despliegue de sus diversas tesituras. La cantante catalana ha alcanzado incluso a Wagner, lo que confiere una idea de la amplia proyección de su voz y de su rotundo volumen. Y por eso mismo, entrando en estilo, no creemos que sea la voz más idónea para unas obras que demandan mayor recogimiento. De acuerdo que hay esencias barroquizantes en el clasicismo de Balius, por lo que también podría opinarse lo contrario. Quedé aquí, con todo, esa única salvedad.

El director italiano Vanni Moretto, que debutaba con la Barroca, realizó unas versiones especialmente contrastadas en todas las piezas que abordó. Aunque donde más pudo desplegar su firma fue con la muy inspirada Sinfonía BEN 126 de Pleyel, para la que contó con esa OBS en estado de gracia que tan a menudo se nos presenta, singularmente en un Andante leído con enorme sensibilidad y con una especial prestancia por parte de la cuerda grave.

  • 1