lunes, 18 marzo 2019
17:53
, última actualización
Local

Una buena manera de usar el Olímpico

A la confirmación de los conciertos en Sevilla de Bruce Springteen y del grupo británico Depeche Mode, programados en el Estadio de la Cartuja para este julio, se suma ahora con un alto grado de probabilidad la opción de que actúen allí, también en el mes de julio...

el 15 sep 2009 / 22:12 h.

A la confirmación de los conciertos en Sevilla de Bruce Springteen y del grupo británico Depeche Mode, programados en el Estadio de la Cartuja para este julio, se suma ahora con un alto grado de probabilidad la opción de que actúen allí, también en el mes de julio, los irlandeses de U2, sin duda una de las formaciones más mediáticas de las dos últimas décadas. Esta tripleta musical consolidará una realidad que ya quedó demostrada con el espectáculo que ofreció Madonna en este mismo recinto en septiembre de 2008: el Estadio de la Cartuja constituye una instalación idónea para la celebración de grandes espectáculos musicales y puede encontrar en el circuito internacional de conciertos una de las mejores vías de explotación de esta infraestructura. Ya no es el momento de lamentarse por su escasa utilización, sino de buscar modos de llenar el almanaque del recinto con actividades que le renten beneficios y que, de paso, ayuden a potenciar la oferta de la ciudad. En este caso, los conciertos previstos para julio en la Cartuja ofrecen ventajas que van más allá de la mera presencia de unos artistas de tanto tirón popular. Los tres eventos se celebrarán en temporada baja para el sector turístico y garantizan la presencia de miles de personas que, en muchos casos, pernoctarán en la ciudad y en sus alrededores en unas semanas en las que las pernoctaciones bajan de forma considerable. Pero, además, la presencia de estos grupos aporta un valor añadido por la presencia de Sevilla en medios de comunicación internacionales y por la consolidación del recinto como una marca posicionada en el ámbito de los grandes conciertos internacionales. Los ciudadanos y nuestras autoridades ya asumieron hace tiempo que ni el Betis ni el Sevilla jugarían en la Cartuja. Lo que seguramente no esperaban es que diez años después de su construcción, el Olímpico encontraría su lugar como escenario de grandes actuaciones internacionales.

  • 1