Local

Una cadena humana en Sevilla contra el cambio climático

el 15 ene 2010 / 19:47 h.

TAGS:

Los manifestantes, ante la Policía

Cerca de 200 personas formaron ayer una cadena humana frente al Palacio de Congresos de Sevilla para reclamar a los ministros de Energía de la UE una política energética y medioambiental "ambiciosa y decidida" contra el cambio climático.

La protesta, convocada por diversos colectivos sociales y ecologistas, fue prohibida por la Delegación del Gobierno en Andalucía, pero finalmente fue autorizada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en una vista urgente celebrada al mediodía.

Al ritmo de una decena de tambores, los manifestantes se situaron frente al recinto que albergaba la reunión informal de ministros de Energía y Medio Ambiente de la UE y desplegaron sendas pancartas con los lemas: "Stop al cambio climático. El clima no está en venta" y "Contra la Europa del capital y la guerra. Otro mundo es posible".

Frente a ellos, un dispositivo de seguridad formado por un más de un centenar de policías vigiló que la protesta no se saliese del guión previsto.

No en vano, una de las consignas más coreadas durante la protesta fue: "menos policía, más ecología", aunque también se oyeron frases como "de Copenhague a Sevilla, la lucha continúa" o "salvemos el clima, no los bancos".

Poco antes de comenzar la protesta, el portavoz de la Plataforma convocante, Federico Noriega, explicó a los periodistas que la cadena humana pretendía denunciar "el absoluto fracaso del papel de la UE en la Cumbre de Copenhague, una reunión en la que Europa era la anfitriona pero se dejó abrumar por Estados Unidos y China y acabó desapareciendo de los debates que allí se celebraron".

Además, también en Copenhague, "Europa ha mantenido una grave actitud antidemocrática con los movimientos sociales, dentro y fuera de la cumbre, con leyes especiales, detenciones masivas, etc, un punto de inflexión que no podemos permitir en Europa y que no puede volver a repetirse", dijo Noriega.

Por eso, explicó, "desde aquí no sólo les exigimos soluciones contra el cambio climático sino que elaboren normas y demuestren que gobiernan para las personas y no para las corporaciones multinacionales".

Tras la cadena humana, dos representantes de los colectivos sociales y ecologistas entregaron un documento para los ministros que, entre otras reclamaciones, pedían a la UE que reduzca sus emisiones de CO2 un 30 por ciento en 2020, tal y como se había comprometido a hacer antes de la Cumbre de Copenhague.


  • 1