Local

Una camiseta para cardíacos

El Macarena utiliza ropa biomédica para vigilar a enfermos de corazón cuando salen del hospital y una alfombra digital para ver el efecto de la rehabilitación en los enfermos neurológicos a través de sus pasos.

el 16 oct 2011 / 18:13 h.

TAGS:

Una alfombra digital permite ver los efectos de la rehabilitación en enfermos neurológicos a través de los cambios en sus pisadas.
La salud de los sevillanos cuenta desde ahora con dos nuevas -y sofisticadas- incorporaciones tecnológicas: una alfombra digital capaz de analizar exhaustivamente la forma de caminar de pacientes con daño neurológico (ictus, esclerosis múltiple, ataxias, etc...) y el proyecto Nuubo, una camiseta biomédica que permite a los médicos monitorizar las constantes de los enfermos cardíacos, estén donde estén.

En ambos casos se trata de proyectos que se están desarrollando en el hospital Macarena, de muy reciente incorporación a las unidades de rehabilitación y fisioterapia del centro.

Dentro de la unidad de rehabilitación se está trabajando en el proyecto Nuubo, unos dispositivos que "permitirán aumentar la oferta asistencial y el seguimiento de los enfermos cardíacos, gracias a la monitorización ambulatoria del paciente", según fuentes del hospital.

La nueva herramienta, presentada esta semana, consiste en una camiseta biomédica que visten los pacientes y permite a los especialistas vigilar desde el hospital el ejercicio que realizan fuera del centro, consiguiendo así "un control adecuado en aquellos enfermos de bajo riesgo y un mayor seguimiento en aquellos pacientes de mas riesgo", según el doctor Miguel González Valdayo, responsable del área de rehabilitación cardíaca, por la que cada año pasan entre 400 y 500 pacientes.

El segundo dispositivo, la alfombra digital, también fue presentado esta semana por el doctor Guillermo Izquierdo, jefe de neurología del hospital, conjuntamente con Anja Hochsprung, responsable de la unidad de fisioterapia neurológica. Funciona desde finales de septiembre y sólo existen "tres o cuatro" en toda Europa. Consiste en una pista o camino electrónico de unos 10 metros de largo. Al recorrerlo, se obtiene información muy detallada sobre las pisadas del paciente, lo que permite corregir malos hábitos al caminar que pueden derivar en daños. Incorpora una base de datos con información sobre la forma de caminar tanto de personas sanas como de pacientes con daño neurológico para compararlos.

Según el doctor Izquierdo, su mayor utilidad radica en que permite valorar la evolución de los enfermos con esclerosis múltiple (una enfermedad degenerativa que padecen 2.000 sevillanos) o accidentes cerebro-vasculares. Permite observar "cambios infinitesimales en las pisadas en la pisada y tránsito -pasos- de los enfermos, imposibles de ver a simple vista", destacó Hochsprung. Estos cambios indican cómo les están afectando los tratamientos farmacológicos y fisioterapéuticos que reciben.

  • 1