Local

Una cara más luminosa para el Macarena

Triste y oscuro. Así es el recibidor de la entrada principal del hospital Virgen Macarena, y así lo asume incluso la dirección del centro. Por ello, entre las obras de mejora del complejo sanitario y la incorporación de tanta alta tecnología, se ha encontrado un hueco para mejorar una zona que, al fin y al cabo, es la tarjeta de presentación del hospital. Los trabajos, con un presupuesto de 640.000 euros más IVA, durarán unos tres meses y estarán por lo tanto terminados en enero, porque empezaron esta semana que acaba de irse.

el 10 oct 2010 / 18:21 h.

TAGS:

La recepción de entrada cambiará suelo y paredes para tener un aire más amable.
Como "simbólica" define la obra el director del Macarena, Joaquín Torres, quien admite que el que ahora entra en el hospital accede a una zona pequeña, oscura y hasta cierto punto incómoda. Con esta actuación no es que se agrande el recibidor (que se mantiene en sus 940 metros cuadrados), pero sí que se organizará mejor y sobre todo será más luminoso, por lo pronto porque las lámparas que se colocarán tendrán una luminosidad de 500 lux frente a los 150 de las actuales. Esto significa nada menos que más de 300% más, pero es que encima se estima en un 40% el ahorro en el consumo.


Los trabajos conllevan también que se cambiará todo el suelo y las paredes. Eso sí, la obra es de las que se denomina seca, sin movimientos de tierra, porque lo que se hará es colocar lo nuevo sobre lo que ya hay. Y todo se renueva: revestimientos, climatización, instalación anti incendios... Las tres tiendas existentes (floristería, alimentación y quiosco de prensa) se mantienen, pero con nuevos puestos y nueva distribución.

"Es una obra relativamente sencilla pero que mejora toda la estructura y hace más amable y funcional la entrada", que incluye las zonas de vestíbulo, recepción y ascensores. Los trabajos se han dividido en tres fases, la primera de las cuales incluye toda la zona de admisión y los ascensores, que por cierto también están renovándose porque buena falta que les hacía. La cosa no queda ahí: se colocarán puertas nuevas, se reformarán las ventanas y se pondrán dos puertas corta fuegos. Todo el frente de admisión se acristalará con motivos florales y colores vivos, como también el pasillo que lleva a los ascensores, al que dan unos despachos que ahora tendrán puertas acristaladas que dejarán ver el interior.

  • 1