Deportes

Una cita de Champions

Así de fácil. Así de sencillo. El Sevilla ha tenido el acierto y el privilegio de llegar a la penúltima jornada de Liga con la clasificación para la Liga de Campeones a tres puntos de distancia, a un triunfo ante el Deportivo. El éxito casi se palpa con las manos.

el 16 sep 2009 / 03:09 h.

Así de fácil. Así de sencillo. El Sevilla ha tenido el acierto y el privilegio de llegar a la penúltima jornada de Liga con la clasificación para la Liga de Campeones a tres puntos de distancia, a un triunfo ante el Deportivo. El éxito casi se palpa con las manos.

Decir que el Sevilla lleva media Liga clasificado tercero no es una forma de hablar. Acumula las últimas 19 jornadas en ese puesto de forma consecutiva, y esta noche puede garantizárselo ya de forma definitiva. Y lo cierto es que se lo merece atendiendo a su trayectoria. Por muchos altibajos que haya tenido ha sido el equipo más fiable tras el estratosférico Barcelona y el troposférico Real Madrid, algo que le ha valido para tener en su mano el objetivo principal de la temporada, la Liga de Campeones. Tiene dos oportunidades en las dos últimas jornadas. Le vale la victoria hoy ante el Deportivo o la próxima semana ante el Numancia, pero alcanzarlo en el Sánchez Pizjuán podría cerrar muchas heridas, hacerlo fuera y de forma agónica, reabrirlas.

Las cuentas son sencillas: ganar y punto. Una victoria ante el conjunto gallego garantiza la tercera posición hagan lo que hagan Atlético de Madrid y Valencia. Entrando en el supuesto del pinchazo nervionense ya entran en juego otras combinaciones. Si el Sevilla empata, acabaría igualmente en tercera posición si los colchoneros y los che empatan o pierden sus respectivos encuentros. Finalmente, incluso una derrota podría dar la consecución matemática del objetivo para los nervionenses. Para ello tendría que perder el Atlético y empatar el Valencia en Villarreal.

En cuanto a la cuarta posición, valdría con que el Valencia no gane o que el Atlético pierda, aunque claro, con el caramelo del pase directo al máximo torneo continental, sin previas ni encuentros veraniegos traicioneros, la cuarta plaza ya parece un premio disminuido.

Al margen de la importancia matemática del encuentro, la mayor atención deportiva se centra en la previa de este Sevilla-Dépor (reedición de los octavos de final de la Copa, por cierto) en Kanouté. El malí sigue arrastrando molestias en el pubis y aunque él se ha apuntado al encuentro, Jiménez no fue tan rotundo y adelantó que no arriesgará a su delantero. Sin duda, el ex del Tottenham es una garantía de éxito ante los gallegos. Desde que llegó a España les ha marcado cuatro tantos en la Liga. Además, esta temporada su salida desde el banquillo en la primera vuelta en Riazor revolucionó un partido que el Sevilla remontó con diez jugadores. Por si fuera poco, en la ida de los octavos de final el africano también marcó -y mostró su ya famoso mensaje de apoyo a Palestina- y abrió la senda de la clasificación. Pero más allá de Kanouté también hay vida, y extremos -Navas y Capel o Adriano-, los que más que probablemente recuperará Jiménez esta noche tras 'cargárselos' en Pamplona. Eso sí, si Kanouté es baja, tendrá que tirar de Maresca para el centro del campo si Renato adelanta su posición, porque Romaric es baja. La otra duda es si mantiene la confianza en Konko en el lateral derecho u opta por colocar ahí a Adriano.

  • 1