Local

Una ciudad efímera de un millón de metros y 215.000 bombillas

1.048 casetas llenarán de alegría esta noche las 25 manzanas y 15 calles del Real, en cuya preparación han trabajado más de 400 operarios.

el 01 may 2011 / 19:42 h.

TAGS:

Más de 200.000 bombillas iluminarán las calles del Real.
Todo está prácticamente listo para vivir la segunda Feria que se celebrará íntegramente en mayo. La primera vez que dejó el apellido Abril por Mayo fue hace 49 años, en 1962. Una Feria tardía que estará marcada por el azul innovador de su portada, hasta ahora siempre había sido blanca, que conmemora la primera circunnavegación a la Tierra. La vuelta a Sevilla en un mundo, un viaje a través de tres grandes arcadas de 11 metros de alto. En total, son más de 183.000 kilos de peso y unas dimensiones de 51 metros de ancho por 43 en su lado más alto.


Un gigante que este año tendrá menos bombillas que en ediciones anteriores como consecuencia de la política de ahorro energético que viene aplicando el Ayuntamiento en los últimos años. En total, serán 25.000 bombillas menos entre la portada y las que se han eliminado de los paneles colgados en las calles del Real. Menos bombillas, y menos intensidad lumínica, ya que se van a sustituir 70.000 bombillas de 25w por otras de 15w, lo que significará un ahorro en el consumo energético del 17,57%. De esta forma, de las 214.750 bombillas que iluminarán la portada y todo el recinto de Los Remedios, 161.100 son de 15w frente a 53.650 de 25w. Además, para este años se ha adelantado el apagado artístico de las calles en una hora, pasando de las 3.30 horas a las 2.30 horas.


Una Feria con menos luz, pero no por ello menos brillante. De ello se encargará el colorido que cada día aportan los miles de trajes de flamenca que desfilan por la pasarela del recinto y los 700 carruajes que a diario podrán pisar las 15 calles del Real. Y es que, como el año pasado, se han concedido 1.400 licencias, aunque sólo podrán desfilar la mitad cada día, teniendo en cuenta si éste es par o impar. Y, sin lugar a duda, el color de las 1.048 casetas que ya están con los retoques de última hora para convertirse en un hogar efímero durante seis días en el que no faltará la alegría. 15 de ellas estrenarán este año propietarios porque los anteriores no han renovado la licencia, cumpliéndose así una ilusión tras hasta 22 años de espera.


Pero para llegar a la diversión, antes han sido necesarias 120.000 horas de trabajo y 400 operarios para adecuar y ornamentarlas las 25 manzanas que componen el Real, para que todo esté listo para esta noche, la noche del pescaíto. De esas horas, 15.000 se han destinado al montaje de la portada. El resto se han empleado en tareas como colocar las cuatro guirnaldas que cruzan cada calzada del recinto o las que cubrirán los paseos peatonales (siete en el caso de las calles largas y cinco en el de las cortas). Y eso que, ante la amenaza de fuertes lluvias, se ha suspendido la colocación de los farolillos.


No obstante, en el millón de metros cuadrados (incluido los aparcamientos) no sólo hay casetas, también está la Calle del Infierno, que cuenta con una superficie de 200.000 metros cuadrados, en los que se encuentran, entre otros, 56 aparatos mecánicos infantiles y 61 para adultos. A esto hay que unir 50 puestos de turrón, 51 tómbolas y similares, 28 puestos de algodón y otros 68 de agua y flores, más 59 de comidas y seis buñolerías.


Pero tranquilo, que para que no se pierda entre tantos metros cuadrados (sólo el Real tiene 450.000) el Ayuntamiento ha editado 15.000 ejemplares de la guía oficial de la Feria, de los que 6.000 se reparten entre los hoteles sevillanos, además de 60.000 ejemplares del plano oficial.


En definitiva, un perfecto engranaje que ya está listo para funcionar y en el que son pieza clave los 4.000 efectivos de las diferentes administraciones. Todo para hacer funcionar una fiesta, pero también un negocio, que tendrá un impacto económico en la ciudad de 675,5 millones de euros, el 3,42% del PIB.

  • 1