lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Local

Una clase pasada por agua

Tres colegios cierran sus puertas por su mal estado tras el temporal.

el 07 ene 2010 / 21:07 h.

TAGS:

Las mesas del colegio de Alanís están apiladas tras la caída de parte del techo.
Un trozo de techo desprendido, goteras en las aulas y daños en las paredes y el mobiliario. Ése es el parte de guerra del colegio José González Salcedo de Alanís de la Sierra, uno de los tres centros cerrados tras los días de lluvia y viento. Tan mal quedó el edificio que sus más de 200 alumnos iniciaron ayer una huelga que continuarán hoy.

La presidenta del colectivo de padres y madres, Fany Blanco, explicó ayer a Efe que está a la espera de una "intervención urgente" de la Delegación Provincial de Educación ante el "riesgo evidente" para la integridad física de los docentes por los desprendimientos detectados en la planta alta del colegio de Alanís. Mientras, las filtraciones y los daños en las paredes ya provocaron que los escolares de las cinco aulas ubicadas en la parte alta, las más afectadas del centro, que tiene una antigüedad de cerca de 50 años, no acudieran a clase el 22 de diciembre, antes de las vacaciones de Navidad.

Aunque los técnicos de Educación inspeccionaron el centro y valoraron los daños en las vacaciones, Blanco aseguró que "no se ha movido ni un ladrillo", por lo que los padres decidieron que sus hijos no asistieran a clase. Además, como prevención, los alumnos de dos aulas de la planta alta se realojarán en la planta baja y los otros tres cursos de Primaria y Secundaria recibirán sus clases en la Casa de la Cultura y en el Centro de Formación.

Pero el caso del colegio de Alanís de la Sierra no es el único con problemas. Otros dos centros de la provincia, el colegio Pedro Gutiérrez, de Alcalá de Guadaíra, y el instituto Cantely de Dos Hermanas también han sufrido las consecuencias de la lluvia. En el último, además, también contó con incidencias meteorologícas en cinco centros más -los colegios Ibarburu, Valme Coronada, Cervantes y Vicente Aleixandre, y el IES Olivar de la Motilla- por acumulación de agua y barro.

Esto también pasó en el centro Virgen del Monte de Cazalla de la Sierra, el Raimundo Lulio de Camas y el Aníbal González, en la barriada de El Plantinar de la capital. En todos estos centros, no obstante, las incidencias no han supuesto la suspensión de clases. En los casos en los que sí se produjo, en los centros de Alcalá y Dos Hermanas, se debió a inundaciones, mientras que el caso de Alanís obedeció a una decisión adoptada por el AMPA. 

  • 1