Local

Una comisión decidirá sobre el 12-J mientras el régimen pide ejecuciones

El sector más conservador del régimen iraní endureció ayer su tono contra la oposición, horas antes de que el Consejo de Guardianes optara por una solución de consenso y decidiera crear una comisión para investigar las polémica reelección del presidente, Mahmud Ahmadineyad. EEUU avisa que el diálogo directo "se verá afectado".

el 16 sep 2009 / 04:52 h.

TAGS:

El sector más conservador del régimen iraní endureció ayer su tono contra la oposición, horas antes de que el Consejo de Guardianes optara por una solución de consenso y decidiera crear una comisión para investigar las polémica reelección del presidente, Mahmud Ahmadineyad. EEUU avisa que el diálogo directo "se verá afectado".

En declaraciones divulgadas por la agencia estudiantil de noticias Isna, el portavoz del citado Consejo, Abbas Ali Kadkhodai, explicó que la comisión estará formada por responsables políticos y representantes de los candidatos que ha presentado objeciones.

"En presencia de la comisión, se recontará un 10% de las urnas y sus conclusiones se harán públicas", explicó el portavoz. En la comisión participarán figuras del régimen como el ex presidente del Parlamento Gholam Ali Hadad Adel o el antiguo ministro de Exteriores, Ali Akbar Velayati.

Horas antes, y desde la principal tribuna política del país, el imán del sermón del viernes, Ahmad Jatamí, había pedido un castigo ejemplarizante para "aquellos que han liderado los disturbios" que sacuden Irán desde la polémica reelección. "Quienes han liderado las protestas deben ser acusados de Mohareb (los que atacan a Dios)", advirtió el hayatoleslam Ahmad Jatamí, uno de los clérigos más cercanos al líder supremo de la revolución, ayatolá Ali Jameneí.

"El Poder Judicial debe castigarlos de forma contundente y sin piedad para que todo el mundo aprenda la lección", subrayó el clérigo, miembro de la Asamblea de Expertos, órgano que elige al líder supremo. Jatamí ocupó este viernes el púlpito de la mezquita de la Universidad de Teherán, desde el que la semana pasada, y de forma inusual, Jameneí ya lanzó una dura advertencia a la oposición y acusó a los países occidentales de la oleada de protestas que sacude Irán desde que se conocieran los resultados electorales.

El resultado electoral ha destapado las disensiones que existen entre el sector clerical en la opaca cúpula del régimen teocrático iraní y han causado las mayores protestas callejeras en treinta años de revolución islámica. "Las elecciones fueron épicas. Fueron una muestra de la autoridad y la grandeza del sistema de la República Islámica de Irán", afirmó el clérigo. "Creemos que protestar es derecho de todos, siempre y cuando sea se haga través de las vías legales", agregó Jatamí, quien subrayó que el Consejo de Guardianes ha actuado de forma correcta para satisfacer las quejas.

El citado consejo, órgano que debe validar los resultados electorales, aseguró ayer que no ha hallado ningún indicio de fraude en unas elecciones limpias. "Podemos decir con total seguridad que no ha habido fraude en el escrutinio", afirmó Kadkhodai.

El clérigo instó a todos los iraníes a dejar de lado las disputas que "solo beneficiarán a los enemigos", mientras que no habrá nada más que amargura para el pueblo. Además, advirtió de que es injusto poner en duda la limpieza de las elecciones de Irán y avisó de que causar disturbios es un acto de guerra contra el país.

Por su parte, el presidente de EEUU, Barack Obama, dijo ayer que el diálogo directo de su país con Irán "se verá afectado" por la represión de las protestas, al tiempo que elogió la valentía de los manifestantes "frente a la brutalidad". En una declaración junto con la canciller alemana, Ángela Merkel, Obama dijo que continuarán los contactos multilaterales con Irán, pero que el diálogo directo ofrecido por su gobierno "se verá afectado por los acontecimientos de esta semana". "Un gobierno que trata a sus ciudadanos con medidas implacables y violencia, y que no puede lidiar con protestas pacíficas ... no respeta normas universales", denunció Obama, quien dijo que Alemania y Estados Unidos "hablan con una sola voz" al reclamar que se oiga a los manifestantes.

  • 1