Local

Una Consejería clave en las municipales

El nuevo consejero de Gobernación y Justicia debe desarrollar las leyes locales, aprobadas hace un año y aval del PSOE ante el 22-M. Menacho tiene el reto de conectar mejor que Pizarro con el sector judicial.

el 05 abr 2011 / 20:46 h.

TAGS:

Francisco Menacho, tras su toma de posesión como consejero de Gobernación y Justicia.
El gran legado que deja Luis Pizarro de su gestión dentro del Gobierno es la aprobación de las leyes locales, normas pioneras en el Estado que regulan la participación de los ayuntamientos en los tributos de la Junta y 29 competencias mínimas y exclusivas de los municipios. Es uno de los avales que el PSOE quiere explotar con vistas a las municipales, y el presidente Griñán le dejó claro ayer a su sucesor, Francisco Menacho, que le compete desarrollar unas normas muy esperadas pero que la crisis dejó descafeinadas al recortar las expectativas de los alcaldes sobre su dotación económica .

 

Prometidas por Chaves, llevaban décadas en el cajón y se aprobaron en mayo de 2010, sin el apoyo de la oposición y entre críticas de los alcaldes por la escasa financiación y la excesiva tutela de la Junta en materia urbanística. Pizarro tuvo que apagar un fuego en la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), cuando el presidente, el alcalde socialista de Dos Hermanas Francisco Toscano, puso su cargo a disposición cuando los regidores socialistas, que apoyaron un informe crítico aprobado por unanimidad en la FAMP, rectificaron ante las presiones de la Junta. Las aguas se calmaron gracias a su mediación.

Un año después de llegar a la Consejería de Gobernación, la remodelación del Gobierno que hizo Griñán tras auparse a la Secretaría general del PSOE-A, suprimió el departamento de Justicia y Pizarro sumó sus competencias. En esta materia, marcada por la inestabilidad de sus responsables (Menacho será el cuarto esta legislatura) su herencia no ha sido muy significativa, como denotan las reacciones de los agentes judiciales a su dimisión, al considerar que "no ha llegado a comprender la administración de justicia". Menacho debe intentar conectar más con el sector.

Pizarro prorrogó algunas medidas de su antecesora, como el plan de abrir juzgados por la tarde para descongestionarlos, pero no avanzó en la interconexión informática. Para las Ciudades de la Justicia, se han dado pequeños pasos burocráticos en Sevilla, como la cesión de los terrenos municipales para iniciar el proyecto parado por un pleito con el Estado sobre la mayoría de la parcela; en Córdoba, con el anuncio de la adjudicación por colaboración público-privada; o en Huelva y Algeciras. A Menacho le corresponde avanzar pero son proyectos a largo plazo. Justicia incluye la Memoria Histórica, donde Pizarro completó el mapa de fosas y aprobó ayudas para mujeres vejadas por Franco.

  • 1