martes, 17 septiembre 2019
04:23
, última actualización
Deportes

Una Copa envuelta como un caramelo

El Sevilla afronta la ida de cuartos de final con cambios en su once y la intención de lograr un resultado positivo para la vuelta. El cuarto torneo oficial se ha puesto de dulce.

el 22 ene 2015 / 10:13 h.

Reyes, Aleix, Denis y Deulofeu (Foto: Manuel Gómez) Reyes, Aleix, Denis y Deulofeu (Foto: Manuel Gómez) Nos encontramos sólo a 22 de enero y los aficionados del Sevilla ya tienen un motivo para no pensar hoy en otra cosa que no sean las diez de la noche y en el estadio Power8 de Barcelona. Regresan los días de las emociones fuertes y de comerse las uñas delante del televisor. La Copa se hace mayúscula en el primer mes del año y al Sevilla se la han envuelto como un caramelo para que la disfrute y sepa saborearla en días así. Otra cosa es que en esto del fútbol las matemáticas dicen que dos y dos nunca son cuatro, por lo que la superioridad manifestada claramente en la distancia de los dos clubes en la Liga no tendrá importancia esta noche. La Copa es diferente y el Espanyol se motiva recordando su derrota en la UEFA de 2007. Partiendo sin confianzas y sabiendo que los catalanes vienen de eliminar a todo un Valencia, el entrenador nervionense saldrá con un equipo de garantías, pero donde las rotaciones se dejarán notar. La plantilla del Sevilla está respondiendo a la perfección, por lo que Unai dispondrá un once diferente al que derrotó al Málaga el pasado domingo. Jugadores como Aleix Vidal, Denis Suárez o Gameiro podría ser de la partida. El francés, por ejemplo, es de los jugadores más en forma de la plantilla y se está luciendo en este torneo. Sin embargo, las prestaciones de Bacca en la Liga están fuera de toda duda y hasta el momento le han cerrado la puerta de la titularidad en la competición doméstica. Otro de los hombres que tendrá una buena oportunidad de seguir acumulando experiencia y minutos en la élite es Sergio Rico. El portero canterano tiene plena confianza de su técnico. Tal es así, que Emery dejó en Sevilla a Beto para que el portugués descansase. Otro argentino, en este caso Nico Pareja, regresa a una convocatoria de la que se cae su compatriota Banega. Tampoco entró Tremoulinas. En el caso del central, Emery recupera a uno de sus baluartes. Acaba de cumplir 31 años y querrá celebrarlo en un campo que conoce bien. Está recuperado y el entrenador volverá a colocarlo en el centro de la defensa. Queda por ver su acompañante. Hace tiempo que no puede jugar junto a Carriço por bajas en otras posiciones del equipo. Con Denis en lugar de Banega en la mediapunta, el preparador vasco tratará de asegurar la parte central del equipo. Pareja-Carriço en defensa, con Krychowiak e Iborra por delante, es una buena fórmula para cerrarle caminos a Sergio García, el blanquiazul  más peligroso. Tampoco habrá que perderle la pista a un Felipe Caicedo que está de dulce. El ecuatoriano es el Mbia del Espanyol, con goles importantes en los últimos minutos, llevando la euforia a una afición entregada al delantero. Con eso también tendrá que contar el Sevilla. En Barcelona se ha preparado la eliminatoria como una verdadera final. Saben que están en el momento de hacer algo histórico. Es lo bello de la Copa. Una competición dulce como un caramelo.

  • 1