lunes, 19 noviembre 2018
01:16
, última actualización
Cultura

Una de zombis hilarantes con producción andaluza

La Zanfoña lleva a las pantallas 'Juan de los muertos', del director cubano Alejandro Brugués.

el 12 ene 2012 / 21:53 h.

La Habana de salsa y mojitos con la que sueñan los turistas se ha convertido en un infierno lleno de zombis bamboleantes y ávidos de carne humana. Mientras el gobierno afirma que se trata de simples disidentes, un grupo de buscavidas se propone limpiar la ciudad de muertos vivientes y, de paso, hacerse con unos pesos. Tal es el argumento central de Juan de los Muertos, la película del cubano Alejandro Brugués que llega a las pantallas españolas con 60 copias y la producción -compartida con Inti Herrera- de la sevillana La Zanfoña.

Perderán el tiempo, no obstante, quienes busquen en este hilarante thriller una metáfora de la descomposición del castrismo o de la inminente invasión capitalista. "Quería mostrar a una parte de la población cubana que vive inmóvil, aceptando las cosas como son", explica el director, quien afirma que a pesar de su ironía crítica, no ha tenido el menor problema de censura.

"Hay una imagen del régimen más dura de lo que es. El Icaic (Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos) se leyó el guión antes de filmar, como cualquier productora, pero no controlan lo que haces".

Respecto a algunos guiños a obras clásicas del cine cubano, Brugués asegura que "no me considero en deuda con esos directores, yo ya estoy del otro lado: crecí viendo La Guerra de las Galaxias, Indiana Jones y Tiburón". Juan de los Muertos participa, en efecto, de una estética tan deudora del cine de aventuras como del videojuego, sin olvidar esa larga estirpe que va de George A. Romero a Zombies party.

Pero hay más: "Si mal no recuerdo", explica Jorge Molina, uno de los actores protagonistas, "es la primera vez donde los héroes de un filme cubano no son el hombre nuevo que soñó Che Guevara, sino delincuentes de poca monta, marginados de la sociedad". Para su compañero Jazz Vila, esta cinta primera del cine independiente que autoriza el gobierno en la mayor de las Antillas, "va a abrir una puerta al cine cubano, es una oportunidad para hacer otras cosas", y asegura que el fondo argumental no sólo identifica a los habitantes de la isla, "porque sobrevivir se ha vuelto un tema universal".

El sevillano Antonio Dechent, representante andaluz en el reparto, agrega que "aquí en España se ha perdido hace mucho el entusiasmo, el trabajo desde la sinceridad. Esa pasión que demuestran los cubanos, ese agarrarse a la creatividad interior, es lo que les permite matar zombis haciendo Shakespeare".

Finalmente, Alexis Díaz de Villegas considera el de Juan su primer papel importante en cine. "Él vivió los 80 y la caída del sistema soviético, y ahora es un pequeño pícaro, va resolviendo. Tiene de todo, es gracioso, dramático, pero yo traté de hacerlo desde la seriedad", afirma.

El filme, con un presupuesto de dos millones y medio de euros y rodado íntegramente en la capital cubana, cuenta también con el apoyo de Canal Sur, la Junta de Andalucía y Televisión Española, entre otros, y ha sido vendido ya a 22 países.

  • 1