Deportes

Una década de oro por el Viejo Continente

Hoy, 16 de septiembre, se cumplen diez años del reencuentro del Sevilla con las competiciones europeas. Nunca un sueño dio tantas alegrías.

el 16 sep 2014 / 09:16 h.

SEVILLA - BENFICA En la imagen, la última gran alegría del Sevilla en Europa: la tercera UEFA. Foto: EDD. Quizá no sea una de esas fechas que están en boca de todos; tampoco de esas grabadas a fuego por uno de los grandes hitos de la historia del club; ni siquiera una de esas que los aficionados recuerdan por haber visto a su equipo jugar como los ángeles. Sin embargo, tal día como hoy, un 16 de septiembre pero de 2004, el Sevilla se reencontró con una de sus grandes ilusiones tras ocho años sin ella: la competición continental. Este martes se cumple una década de aquel partido contra el Nacional de Madeira en el Sánchez-Pizjuán. Era el Sevilla de Del Nido, Monchi, Caparrós, Julio Baptista, Pablo Alfaro, David, Javi Navarro, Sergio Ramos, Darío Silva, Martí, Daniel, Renato, Casquero, Jesuli, Antoñito y muchos otros ilustres. Tiempos en los que el club renacía tras varios años para olvidar. Aquello, más que una eliminatoria, fue el punto de partida de una década gloriosa. Durante este periodo, el Sevilla ha paseado su nombre por todo el planeta. Cuatro títulos (dos de campeón de la Copa de la UEFA, uno de la Europa League y uno de la Supercopa de Europa); dos subcampeonatos de la Supercopa de Europa; tres participaciones en la Liga de Campeones –dos llegando a octavos de final y una cayendo en el playoff de acceso a la fase de grupos–; y, en definitiva, temporadas y temporadas –salvo la 2012/13– disputando partidos por el Viejo Continente. Todo ello ha demostrado que aquel sueño que tanto costó vivir merecía, y mucho, la pena. Noches mágicas El Sevilla que viajó a Madeira en septiembre de 2004 fue el germen de ese Sevilla que más tarde tocaría el cielo de Eindhoven y regaló a su afición uno de sus días más inolvidables. Luego llegó el paseo ante el Barcelona en la Supercopa de Europa, escaparate de lujo para aquel equipo de Juande Ramos, Kanouté, Luis Fabiano, Maresca, Palop, Puerta, Javi Navarro, Jesús Navas y tantos y tantos grandes. Los malos momentos, sin embargo, también existieron en esta década. Puerta se marchó, aunque jamás su recuerdo. Incomparable. En lo deportivo, llegó el momento de disfrutar –y mucho– de la Champions, pero también el de despedirse de ella con sabor amargo, quizá por un exceso de exigencia en plena época de cambios. También hubo más disgustos, como el varapalo sufrido ante el Sporting de Braga o el adiós ante el Fenerbahçe. Jugadores, entrenadores, presidentes, directivos... muchos hicieron las maletas, no así –jamás– ese deseo de pasear el nombre del club por todo el mundo. El pasado mes de mayo, el Sevilla dio una nueva alegría a los suyos. Turín fue escenario de su última gran gesta hasta la fecha. No pudo serlo Cardiff, pero ni al club ni a la afición podrán quitarle lo bailao durante estos diez años por el Viejo Continente.

  • 1