Deportes

'Una derrota daría un poco de yuyu, pueden volver los nervios'

La plantilla del Betis ve la permanencia no sólo más cerca, sino "más fácil que el año pasado", pero también intuye que cualquier tropiezo, por ejemplo ante el Atlético de Madrid dentro de dos días, generaría ciertos "nervios" y "daría un poco de yuyu". (Foto: G. Barrera)

el 15 sep 2009 / 03:20 h.

La plantilla del Betis ve la permanencia no sólo más cerca, sino "más fácil que el año pasado", pero también intuye que cualquier tropiezo, por ejemplo ante el Atlético de Madrid dentro de dos días, generaría ciertos "nervios" y "daría un poco de yuyu". Todos los entrecomillados son de Arzu.

El único futbolista que habló ayer en la ciudad deportiva fue Arzu, y la verdad es que su discurso no pudo empezar más a la antigua usanza: "El fútbol no es matemático, en la práctica somos once contra once, la pelota es redonda y se mueve para todos los sitios". Afortunadamente, el nazareno se salió pronto del tópico y se refirió a las perspectivas de su equipo: "Lo tenemos mucho más fácil que el año pasado, espero que logremos la salvación antes de tiempo y no lleguemos a esa agonía final", dijo.

Optimista al principio, el centrocampista verdiblanco también fue realista con el paso de las preguntas. Por ejemplo, cuando analizó una posible derrota en el Vicente Calderón: "Pueden volver los nervios y puede pasar cualquier cosa. Lo más importante, si no se gana, es empatar, siempre sumar; no perder es bueno. Una derrota daría un poco de yuyu", confesó el canterano, que por cierto eligió el empate como marcador ideal para el Zaragoza-Recreativo.

"Siempre que puntuemos", matizó Arzu, que también consideró "secundario" el hecho de que un buen resultado de los verdiblancos beneficie el Sevilla.

Igualmente interesante fue su valoración de la trayectoria del Betis en las últimas temporadas. "La Liga se ha igualado muchísimo y a peor, cada vez hay más equipos metidos en la zona de abajo y salir de esa monotonía nos está costando", analizó.

Arzu, como es natural, tampoco se libró de la pregunta sobre la renovación del entrenador, pero su contestación no fue tan contundente como la de otros compañeros: "Hay otros temas en la plantilla, cada uno que intente arreglar lo suyo. Chaparro ha hecho un trabajo importante, pero no se sabe lo que puede pasar por la cabeza de don Manuel", replicó.

El futbolista, de hecho, tiene motivos para estar más concentrado en su futuro que en el del técnico, ya que el club aún no le ha ofrecido la mejoría de contrato que le prometió en su día: "A mí no se me olvida [la promesa], la tengo presente, aunque los pensamientos son positivos, yo quiero estar a gusto y feliz en el Betis. Cuando acabe la temporada espero hablar de lo que tenga que hablar y aclarar ciertas cosas", sentenció.

  • 1