Local

Una deuda de ida y vuelta

Si el Estado ha tardado casi treinta años en comprometerse al pago de 1.200 millones de euros a Andalucía, ¿Andalucía contará con el mismo tiempo para liquidar los 1.400 millones que supuestamente le debe al Estado por los anticipos recibidos por la recaudación de los impuestos en 2008? Me temo que no.

el 16 sep 2009 / 07:52 h.

Si el Estado ha tardado casi treinta años en comprometerse al pago de 1.200 millones de euros a Andalucía, ¿Andalucía contará con el mismo tiempo para liquidar los 1.400 millones que supuestamente le debe al Estado por los anticipos recibidos por la recaudación de los impuestos en 2008? Me temo que no.

Andalucía ha tenido que montar la pataleta, exigir, mendigar o contratar al cobrador del frac de sus dos estatutos para reclamar dicho pago. Pero ahora nadie parece hablar de un aplazamiento de este formidable bigote autonómico, aunque sea a treinta, sesenta y noventa días. Si nos deben 1.200 y les debemos 1.400, hay doscientos kilos en rojo.

Es lo que pasa por no haber peleado por el tope de 1.742 euros que fijaba el acuerdo parlamentario y con el que todavía nos quedaría algo de calderilla en semejante toma y daca. Porque lo mismo nos prorratean una por otra y todavía le salimos debiendo dinero al Estado, tres décadas después de tanta controversia. Ya veo a la Casa Rosa sufriendo con los préstamos del ICO, como ya les viene ocurriendo a autónomos y pymes.

Encrucijada pintoresca, cuando el temido y temible fallo del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña planea como una espada de Damocles sobre el espíritu de otros estatutos, incluido el de Andalucía. Habrá que ver si la sentencia afecta a los artículos que cuentan con una redacción similar en ambos documentos.

Y todo ello sin saber a dónde conducirá el recurso de la Junta de Extremadura en relación con los artículos 51, 43, 50.1.A y 50.2 de la Ley Orgánica de 19 de marzo de 2007 referida a la reforma del Estatuto de Autonomía de Andalucía por las cuencas del Guadalquivir.

Por lo demás, la Consejería de Economía y Hacienda reconoce que la recaudación de la Junta de Andalucía por impuestos directos, indirectos y tasas y precios públicos cayó un 29,3% en el primer trimestre de 2009. Lo que quiere decir es que si las consejerías han tenido que apretarse el cinturón durante este ejercicio, el próximo vamos a andar cortitos con sifón.

Habrá que tener valor, entonces, para decidir hasta donde contener el gasto público en una comunidad que sigue dependiendo sobremanera del Estado, lo represente quien lo represente, ya sean ayuntamientos, Junta o Gobierno central. O pensamos en cómo salir del atolladero y sin que los servicios paguen el pato en demasía; o ya podemos ir pensando en reclamarle a la Xunta de Asturies la deuda histórica que nos debe don Pelayo desde que salió de Covadonga.

  • 1