Local

Una escalada de crispación

En un mismo día pitaron al alcalde y dos concejales fueron insultados en Triana

el 25 nov 2009 / 22:31 h.

TAGS:

El mismo día en el que el alcalde entró entre silbidos en Fibes el día de la inauguración del Sicab; en Triana, Alberto Moriña y Francisco Fernández se levantaron de una reunión con los representantes del sector vecinal opuesto a la peatonalización de San Jacinto y a los carriles bici al considerar que se les estaba faltando al respeto. Para el Gobierno local no son episodios aislados, sino que forman parte de una escalada que varios dirigentes de PSOE e IU denuncian desde hace semanas. Ya se advirtió incluso en el último Pleno en el marco de la propuesta aprobada por los dos socios de gobierno en contra de los actos "racistas y xenófobos en San Jerónimo" en contra de la mezquita, que fue rechazada por la oposición. Hay cada vez más crispación, y de la crítica política se ha pasado a reproches e insultos.

La tensión se ha trasladado a los barrios. En Triana, las cerraduras de la sede del distrito han aparecido vandalizadas y son numerosas las pintadas ofensivas contra el alcalde o contra el delegado del distrito, Alberto Moriña. El pasado martes, éste acudió junto a Francisco Fernández, responsable de Movilidad para explicar a un sector vecinal el proyecto de peatonalización de San Jacinto. Se tuvieron que levantar, ante una constante "falta de respeto". Ante esta situación, las bases socialistas y el sector más próximo al PSOE se ha empezado a movilizar: hoy se presentará un documento de apoyo a la política de Movilidad municipal en el distrito, y el viernes, esta plataforma, será recibida por el alcalde en el Ayuntamiento. Una situación similar se produce desde hace semanas en San Jerónimo. Allí es IU la que denuncia un incremento de las "actuaciones radicales". Y son las bases del PCA las que se han movilizado para conformar una plataforma en contra de estas movilizaciones, de las que formaban parte dirigentes del partido de ultraderecha Democracia Nacional.

Y el enfrentamiento con determinados sectores es cada vez más violento. Tras las protestas del taxi, uno de los negociadores del sector llegó a abalanzarse, según el relato del Gobierno local, contra Francisco Fernández, e incluso tuvieron que advertirle los guardaespaldas. Con Aprocom no ha habido actos violentos, pero los comerciantes han promovido movilizaciones en Plaza Nueva y en barrios contra Triana contra el Gobierno municipal.

Antonio Rodrigo Torrijos puso otro ejemplo en el último Pleno. "Iba por Plaza Nueva, y un vecino se plantó ante mí y me dijo ‘Viva Franco, viva España'. Yo sólo les respondí ‘Pues que vivan'. Pero eso era impensable hace sólo unos meses en esta ciudad". En IU aluden a que hay militantes amenazados y que en sus visitas a los barrios se encuentran con constantes insultos y un "ambiente de mucha agresividad".

En el caso del alcalde, Fibes fue el escenario de un episodio incómodo. Tenía que entregar un premio antes del espectáculo inaugural del Sicab, y cuando la megafonía anunció su nombre se produjo una pitada generalizada en el salón de actos. El regidor trataba ayer de restar importancia a esta situación: según él es abucheado todos los años porque los asistentes al acto siempre tienen que esperar alrededor de una hora. Precisamente por este motivo, decidió en esta ocasión llegar al Palacio de Congresos a las ocho de la tarde pero el acto volvió a empezar una hora después. A su juicio, los abucheos siempre se dirigen a él porque es el más conocido, el alcalde, y parece que es el culpable de que el acto no empiece antes. Llegó a recordar que un año abuchearon incluso a la infanta Elena.


  • 1