Local

Una expectación mundial para un rescate histórico

Desde Rusia o Japón llegan periodistas estos días al campamento para narrar en directo el salvamento.

el 09 oct 2010 / 19:28 h.

TAGS:

Desde Rusia, Japón o Colombia, centenares de periodistas han llegado estos días a la mina San José para cubrir el rescate de los 33 obreros atrapados a 700 metros de profundidad y comparar su proeza con situaciones similares vividas en sus países.

 

En tanto, los mineros están recibiendo por videoconferencia clases de oratoria para enfrentarse a la horda de periodistas que les esperan en la superficie, pertenecientes a los 130 medios internacionales y 50 nacionales que se han acreditado.

Curtido en numerosas guerras, como las de Irán y Afganistán, el periodista ruso Leonid Kanfer llegó junto a su camarógrafo hasta este apartado rincón del desierto de Atacama tras 25 horas de viaje desde el otro extremo del planeta.

Una proeza única. Kanfer trabaja desde hace nueve años para el canal REN TV, que es el único medio ruso que se ha desplazado hasta el yacimiento San José, escenario de un acontecimiento que en su país resulta interesante por las similitudes con la situación de la minería en Rusia. "Tratamos de comparar el problema de la minería chilena con la ru-sa", precisa Kanfer con la ayuda de Oleg Yasynsky, un fotógrafo ucraniano afincado en Chile que hace las veces de traductor.

Pertrechado con una cámara, el periodista japonés Marcos Naoki Takemuta se mueve por el campamento Esperanza con una sonrisa en el rostro, tras la que esconde su acento brasileño, huella del país en el que tiene su base de operaciones. Takemuta, enviado especial de TB5 del país asiático, llegó el pasado 27 de septiembre a la mina junto a otros dos compañeros. Allí se encontró con otros compatriotas que envían sus despachos para otras dos televisiones de Japón, una estatal y otra privada.

Cuenta Takemuta que esta expectación se debe a que la proeza de los mineros constituye "un acontecimiento único: lograron un récord de permanencia debajo de la tierra y para los japoneses es una muestra de una gran fuerza, de un gran samurái".

Entre las decenas de periodistas que cada día recorren la mina, se oyen saludos en inglés, conversaciones en francés y, por supuesto, muchos acentos latinoamericanos: argentinos, peruanos, colombianos. Todos estos periodistas y camarógrafos, que han establecido una relación de buena convivencia con familiares de los mineros y encargados del rescate, afilan ya sus lápices y micrófonos para entrevistar a los protagonistas.

Oratoria para el día D. Pero los mineros, poco acostumbrados a los focos de la fama, están recibiendo instrucciones para lidiar con las preguntas más incisivas. A ello se dedica, durante una hora al día, Alejandro Pino, periodista y miembro de la Asociación Chilena de Seguridad. "Les dije que no miren al periodista como un enemigo, como una persona agresiva", explica este hombre, que ya envió a los mineros un ejemplar de su libro titulado Técnicas de oratoria.

  • 1