Cultura

Una exposición permite viajar al trágico y bélico 2 de mayo de 1808

La exposición Madrid, 2 de mayo 18082008. Un pueblo, una nación, inaugurada ayer en el Centro de Arte Canal, invita al espectador a realizar un viaje virtual en el tiempo, con una recreación histórica de lo sucedido el día de la sublevación del pueblo madrileño contra el invasor francés.

el 15 sep 2009 / 03:46 h.

La exposición Madrid, 2 de mayo 18082008. Un pueblo, una nación, inaugurada ayer en el Centro de Arte Canal, invita al espectador a realizar un viaje virtual en el tiempo, con una recreación histórica de lo sucedido el día de la sublevación del pueblo madrileño contra el invasor francés.

La muestra, concebida como un recorrido cronológico por el 2 de mayo de 1808, fue inaugurada ayer por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien estuvo acompañada por el comisario de la misma, el escritor Arturo Pérez-Reverte, y podrá ser visitada hasta el 28 de septiembre en el Centro Arte Canal. Durante la presentación, Aguirre reivindicó la "conciencia de nación" del pueblo español ya en 1808, a diferencia de los Ejércitos italiano y alemán, y destacó el deseo de los españoles en aquel momento de "no tolerar un yugo extranjero".

La muestra, a la que se accede a través de un cubo exterior en el que se han instalado pantallas de vídeo de más de ocho metros de altura, recrea los acontecimientos históricos que tuvieron lugar desde las primeras horas del 2 de mayo de 1808 hasta la madrugada del día siguiente (3 de mayo) en las calles de Madrid, con los fusilamientos. La misma está concebida como un recorrido cronológico de ese día, y se inicia con un viaje virtual en el cubo anexo a la sala construido para la ocasión, en cuyas enormes pantallas, a través de sistemas de proyecciones audiovisuales, se busca trasladar al visitante al 2 de mayo de 1808 y hacerle volver a vivir esas horas previas al levantamiento del pueblo de Madrid.

Para lograr ese viaje en el tiempo la exposición cuenta con piezas originales y reproducciones de distintos objetos, como estampas, soldados de plomo de los dos Ejércitos que recrean el campo de batalla, cañones -uno de ellos original- uniformes de la Guardia Imperial y trajes habituales de la época. Asimismo, el visitante puede observar las armas de uno y otro bando, como aperos de labranza, tijeras o hachas de la parte española, y trabucos y sables de las tropas francesas, todo ello conjugado con recursos audiovisuales de última generación que sitúan al espectador en el contexto histórico del momento.

Los siete ámbitos de la muestra explican los antecedentes, el detonante del levantamiento, la ofensiva realizada por el ejército francés, la guerrilla urbana que combatió contra la invasión, la lucha entre ambos ejércitos, el paisaje posterior a la batalla, y una memoria final con las consecuencias de los hechos acontecidos y el listado de las personas, con nombres y apellidos, que murieron en el levantamiento.

El comisario de la exposición, Arturo Pérez-Reverte, escritor y miembro de la Real Academia Española, señaló que el 2 de mayo no se sublevó toda la nación española, sino las gentes "más humildes, dando al mundo una lección de humanidad y decencia". "Todo acabó como todos sabemos y como Goya nos recuerda", aseguró el comisario, quien precisó que fue al día siguiente, el 3 de mayo, cuando "una nación entera tomó conciencia", y explicó que la exposición pretende ser didáctica y narrativa por medio de un "relato audiovisual intenso lleno de sorpresas". Para Esperanza Aguirre, la muestra ofrece al visitante "la posibilidad de hacer un viaje en el tiempo".

  • 1