Cultura

Una exposición repasa la obra de la fotógrafa catalana Colita

La exposición retrospectiva que la sala Efti de Madrid dedica a Colita muestra un amplio trabajo en el que se puede apreciar que la fotógrafa barcelonesa es mucho más que La Gauche Divine.

el 16 sep 2009 / 00:52 h.

La exposición retrospectiva que la sala Efti de Madrid dedica a Colita muestra un amplio trabajo en el que se puede apreciar que la fotógrafa barcelonesa es mucho más que La Gauche Divine.

"Me han encasillado en dos temas, la gauche divine, que era una broma que cayó en serio, y el flamenco, pero al margen de estos tengo otros muchos trabajos, algunos de los cuales no ha visto nadie porque siempre me piden los mismo, fotografías de los años 60 y 70", comenta Colita. La exposición se remonta a sus primeros trabajos y realiza un recorrido por diferentes épocas, aunque Colita no ha querido incluir su obra más reciente en digital, en la que experimenta con "el corta y pega, tipo collage, pero siempre con mis propias fotografías".

Con esta técnica ha creado un Bestiario que no se exhibe en la exposición porque "se pegaría de bofetadas con mi trabajo anterior", en opinión de esta fotógrafa accidental a la que sus grandes amigos y maestros Català Roca, Oriol Maspons, Xavier Miserachs y Leopoldo Pomés, le enseñaron a saber mirar. "¿Hay algo mejor que poder vivir de algo que te gusta, que te resulta fácil y que encima te pagan?", se pregunta Colita y confiesa que la técnica "me la he pasado por el forro. Me gusta el aquí te pillo, aquí te mato. Se de fotografía lo que hay que saber y si necesito saber algo más, pues me compro un libro".

Nacida en Barcelona, con 44 años de profesión, más de 40 exposiciones y 30 libros publicados y tras haber fotografiado a personajes influyentes del mundo artístico y cultural, Colita sigue haciendo gala del buen humor y sinceridad que la han caracterizado.

No tiene problemas al decir que Dalí era "un cabrón, un personaje siniestro, franquista baboso, al que me hubiera gustado no fotografiar"; reconoce que ella es "barcelonesa, catalana y española, porque no pienso renunciar a ciudades como Sevilla ni muerta" y critica que Barcelona "en este momento está pasando un bache cultural que en fotografía es terrible. Solo interesa Miró o Tapies y cada cosa que quieres hacer es una batalla en solitario".

Colita lamenta que estaba previsto organizar en esta ciudad una exposición dedicada a sus retratos "era muy buena, pero por cuestión de presupuesto ha sido aplazada sine die. En Madrid interesa mucho más la fotografía". También dice que los paparazzis no son fotógrafos "ni son nada. Son una raza de buitres que no tienen nada que ver con la fotografía. Se dedican al despiece y no a la profesión de periodista o fotógrafo. Yo hablo de la profesión en serio". Especial interés han tenido y tienen en su trayectoria los retratos en los que siempre busca la naturalidad. "En ocasiones he hecho un rollo entero sin película con la intención de que el retratado se relajara. El retrato tiene que ser natural. Estudio al personaje y luego provoco la situación".

  • 1