Deportes

Una fábrica de hacer dinero

La salida de Alberto, ahora estancada, provocaría que el Sevilla ingrese más de 100 millones por canteranos en diez años.

el 14 jun 2014 / 22:26 h.

Jesús Navos y Sergio Ramos, ambos internacionales, son dos de los canteranos sevillistas que alcanzaron mayor precio en el mercado. / Pablo García Jesús Navos y Sergio Ramos, ambos internacionales, son dos de los canteranos sevillistas que alcanzaron mayor precio en el mercado. / Pablo García Aunque ahora mismo el traspaso de Alberto Moreno al Liverpool esté completamente estancado, su posible venta volvería a colocar al Sevilla Fútbol Club como uno de los clubes que más rendimiento económico obtiene de los jugadores de su cantera. Ahora mismo no hay negociaciones pero como todo puede ocurrir durante el verano, su posible venta provocaría que el Sevilla lograra ingresar más de 100 millones de euros por jugadores de la casa durante la última década. El lateral zurdo del Cerro del Águila saldría del club Nervión siempre por una oferta superior a los 20 millones de euros, ya que esa es la cifra que actualmente ofrece el Liverpool y el Sevilla, de momento, opta por no aceptar. Su venta seguiría incrementando considerablemente los millones de euros que el club de Nervión ha ingresado por sus jóvenes valores en los últimos años. Precisamente, en el último año se puede decir que el Sevilla ha roto el mercado el mercado al ingresar 32,3 millones de euros por jugadores criados en la carretera de Utrera. El más caro fue Navas, por el que el Manchester City pagó 20 millones de euros. También se fueron Luis Alberto, Campaña. Luna y Juan Cala. Si se sumaran el resto de ventas del pasado verano, los ingresos por traspasos que logró el entonces presidente, José María del Nido, aumentan hasta los 90,9 millones de euros. Una cantidad que garantiza un buen colchón para los próximos ejercicios económicos de la institución sevillista. tab Pero centrándonos en los canteranos, desde que José Antonio Reyes se marchara traspasado al Arsenal en enero de 2004, el Sevilla ha multiplicado desde entonces casi por cinco los ingresos que obtiene de los jugadores de la casa. Antes, desde la temporada 1993/94 hubo ingresos por los futbolistas de la carrera de Utrera aunque las cifras no llegan a las actuales, si bien eran otros tiempos en el mundo del fútbol. José Mari se fue al Atlético de Madrid tras el pago de su baja cláusula (0,9 millones) en la temporada 97/98, una hecho que nunca le perdonó la afición sevillista. Un año después, Salva Ballesta dejó 0,6 millones en las arcas del Sánchez-Pizjuán para poder jugar en el Racing de Santander y en la 99/00 el lateral diestro Juan Velasco puso rumbo a Vigo por seis millones de euros. El Sevilla había descendido esa campaña a Segunda división y la crisis económica que sufría la institución hacía que estuviera más en duda que nunca el futuro del club. Por este motivo, los dirigentes optaron por vender de nuevo a dos prometedores canteranos. Jesuli se marchó al Celta de Vigo a cambio de seis millones de euros –donde vivió sus mejores años como futbolista– mientras que Carlos Marchena fue traspasado al Benfica portugués a cambio de otros seis millones. Otro de los traspasos de canteranos más sonados fue el de Sergio Ramos al Real Madrid. El club de Chamartín también abonó los 27 millones de euros de su cláusula de rescisión con la primera jornada con la primera jornada de la temporada 2005/06 ya disputada. El jugador de Camas, desde que se marchara de Nervión, tampoco ha sido bien recibido cada vez que ha venido a jugar con la camiseta del Real Madrid. En señal de desagravio, el actual presidente, José Castro, le organizó un homenaje el pasado 30 de mayo de forma paralela al partido España-Bolivia que se disputó en el Sánchez-Pizjuán, y que el jugador agradeció enormemente. Ventas globales. Mirando las cifras de ventas de manera global, la última década del Sevilla también ha sido muy exitosa en ingresos por jugadores comparándola con las diez campañas anteriores. Desde el pasado verano hasta la campaña 2004/05, el club de Nervión logró ingresar 287 millones. En cambio, desde la 2003/04 hasta la 1994/95, las ventas no superaron los 53 millones de euros. De todas estas últimas, la más cara fue la del croata Davor Suker, que se marchó al Real Madrid en la 1996/97 por 11 millones de euros, una operación que nunca gustó al sevillismo porque consideraba que el precio del exquisito jugador croata fue demasiado bajo. Estos años coincidieron también con la época más convulsa, con dos descensos, y lógicamente el valor de la plantilla era menor.

  • 1