Local

Una fábrica para el siglo XXI

Las máquinas trabajan ya en el interior de la Fábrica de Tabacos. Se está haciendo la nueva cafetería-comedor

el 03 ene 2011 / 18:30 h.

TAGS:

Los trabajos se centran en el ala de la antigua Facultad de Derecho, donde se está construyendo una nueva cafetería-comedor en el lugar que ocupaba la anterior más un aula anexa.
Hasta ahora, lo que se había visto de la rehabilitación de la Fábrica de Tabacos era la limpieza de uno de los paños de la fachada, la que da a la calle María de Padilla, frente al Hotel Alfonso XIII. Pero en el interior de la sede universitaria se están acometiendo unas obras destinadas a devolver a la Fábrica de Tabacos su esplendor de antaño pero con las infraestructuras y dotaciones propias del siglo XXI (ver imágenes, las primeras que se ven del interior del edificio).

El arquitecto de la Universidad de Sevilla y director de estos trabajos, Miguel González Vílchez, da cuenta de lo que se está haciendo en el interior del inmueble, declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Los albañiles están ahora centrados en el ala de Derecho, después de que la facultad se mudara (no sin protestas) hace ya dos cursos al nuevo edificio de Viapol. "Estamos levantando en donde antes estaba la cafetería de Derecho la que será la nueva cafetería-comedor", explica. Para ello se ha contado no sólo con el espacio de la antigua cafetería sino también con un aula contigua. Gracias a esto se hará una entreplanta "que se queda despegada de la fachada", señala González Vílchez.

La Universidad estaba tranquila en cuanto a la aparición de restos arqueológicos. Lo que se ha hallado hasta el momento son ruedas de molino. "Por la historia del edificio no creemos que se encuentre nada más", apostilla el arquitecto.

Y es que la cimentación de la Fábrica de Tabacos se hizo como "un gran pilar", es decir, se excavaron cinco metros de profundidad en la vaguada que formaban los ríos Tagarete y Guadalquivir y el enorme agujero se cubrió con tierra una vez levantados los pilares del edificio. "Por lo tanto, desmontaron todos los restos que pudieran aparecer", sentencia González Vílchez.

La obra de la cafetería no es la única que está previsto acometer. En estos momentos, la Universidad está pendiente por parte de la Delegación de Cultura de cuatro licencias para otros tantos proyectos, que son: climatización, galerías, cometida eléctrica y limpieza de fachada (la sur, desde la puerta de la Facultad de Derecho a la capilla de los Estudiantes). En total, en torno a 3,5 millones de euros. Una cantidad ínfima dentro del presupuesto del Plan Director de la Fábrica de Tabacos presentado en 2008: 30 millones de euros. Al tiempo que se están haciendo las obras, la Universidad está tramitando la Inspección Técnica de Edificios (ITE) de la sede académica, "que está a punto de terminarse", recalca el arquitecto.

En relación a la limpieza de la fachada sur, González Vílchez señala que se han llevado una "grata sorpresa". "Está en mejor estado que la que ya restauramos", donde el agua y la falta de luz habían hecho estragos. Aquella intervención sirvió de "prototipo" de lo que se hará en toda la fachada de la Fábrica de Tabacos, que se limpiará entera.
Entre las actuaciones del plan destaca la demolición de las entreplantas y de despachos en su mayoría en el ala sur, la de Palos de la Frontera. El edificio ha sido objeto en las últimas décadas de todo tipo de tropelías arquitectónicas. La "superpoblación" y "colmatación del edificio" en los años ochenta y principios de los noventa obligó a la Universidad a ganar espacios a costa de la monumentalidad de la Fábrica.

Por eso, y aprovechando la salida de Derecho en el curso 2008/2009 para ubicarse en Cross Pirotecnia, el Vicerrectorado de Infraestructuras redactó la guía de la remodelación del edificio. Con esta intervención de "alcance" se pretende "liberar al edificio de añadidos desafortunados, afrontando con valentía la demolición de numerosas intervenciones que desvirtúan hoy la claridad de lectura de su lenguaje arquitectónico, al tiempo que se recuperará la esencia del edificio", reseña el Avance del Plan Director que se presentó a los centros que se ubicarán en la Fábrica de Tabacos, a saber, Geografía, Filología y Filosofía.

Infraestructuras prevé la demolición de las entreplantas para recuperar la escala de los "primitivos espacios interiores abovedados". Propone también tirar los "cuerpos construidos en los pasillos próximos a la fachada de Palos de la Frontera (...) intervención ésta que devolvería a su escala y dimensiones originales dichos espacios afectados". Con estas demoliciones se pretende, por último, habilitar pasillos circulares por todo el edificio, hoy ocupados por despachos y dependencias varias.

  • 1