Local

Una familia de Alcalá del Río malvive en un garaje en ruinas

José Antonio Ledesma, su mujer y sus dos hijos de uno y dos años esperan una solución o un trabajo

el 20 sep 2009 / 19:39 h.

TAGS:

El ex jefe de ETA, Txeroki.
-->-->  La pérdida de empleos en zonas urbanas y en el campo deja día a día un goteo de familias en situación lamentable. La de José Antonio Ledesma es una de ellas. Tras perder su empleo se trasladó al garaje de la casa de sus padres por no poder pagar el alquiler. Allí malvive con su mujer y sus dos hijos de uno y dos años.

 

"Yo vivía antes de alquiler aquí en Alcalá del Río, cerca de mis padres, pero como me quedé parado creí que en el garaje podría estar bien", aunque no tiene ni luz ni agua, afirma José Antonio. Sin embargo, una riada la dejó en una situación lamentable. "Se reventó la tubería y tuve que levantar el suelo, pero no tenía dinero para arreglarlo y se está cayendo a pedazos", señala.

Ante esta situación, con agujeros en el suelo por el que salen "ratas como caballos" -según sus declaraciones a Europa Press TV- cerca de donde se encuentran sus dos pequeños, se decidió a pedir ayuda al Ayuntamiento de Alcalá del Río "para que me arreglaran la casa y no lo hacen porque reza como cochera y por eso no me ayudan".

Ni José ni su mujer tienen ingresos. "Yo trabajaba como herrero y en el campo y mi mujer está con los niños y si de vez en cuando le sale alguna cosa deja a los niños con mi madre". Asegura que sus padres "me dan de comer, pero mi padre no trabaja, vende chucherías en un quiosquillo que tiene en su casa y mi madre sólo trabaja tres días a la semana limpiando casas. No tienen ni para ellos", destaca.

Tampoco pueden ayudarle sus hermanos, uno mayor y dos más pequeños. "Como está la situación de trabajo ahora nadie me puede ayudar", insiste.

Mientras encuentra una solución a modo de ayuda de la administración, o de algún trabajo "de al menos uno o dos meses para poder trabajar y así pagar el arreglo de ésta o una vivienda de alquiler", seguirán en el garaje con el continuo temor de que a sus dos hijos -"que están malos los dos"- les pueda caer parte del techo o de la pared encima.

  • 1