Deportes

Una final con mayúsculas para el futuro del Cajasol

El duelo con el Iurbentia Bilbao de esta tarde es, qué duda cabe, una final con mayúsculas para el Cajasol, que se juega la permanencia. El equipo de Pedro Martínez precisa de una vez por todas empezar a sumar victorias.

el 15 sep 2009 / 23:38 h.

Por caprichos de la mercadotecnia, el Bilbao Basket es el único equipo cuyo nombre titular, el de la promotora inmobiliaria iurbentia, comienza con una minúscula. Caprichos aparte, el duelo con los vascos de esta tarde es, qué duda cabe, una final con mayúsculas para el Cajasol, que se juega la permanencia.

Con diez encuentros por delante para redimirse, el equipo de Pedro Martínez precisa de una vez por todas empezar a sumar victorias con asiduidad si quiere garantizarse su continuidad en la Liga ACB. Sólo enlazando un triunfo detrás de otro puede alcanzar el pírrico objetivo de salvar la categoría con cierta dignidad, sin depender de desgracias ajenas a lo deportivo.

No está, pues, el Caja en condiciones de desaprovechar ocasión alguna, y más viendo que los rivales por la permanencia han dejado de ser tan débiles y han movido ficha con tino en el mercado: el Murcia ha encontrado su referente en Lamont Barnes, el CAI se ha fortalecido con Loren Woods y el ViveMenorca de Imbroda, aún sin respuesta, ha fichado esta semana a Bruno Sundov (¡cuánto daño le hizo al Caja esta misma temporada, con el ASK Riga) y a Steve Burtt.

También los sevillanos, más que ningún otro de hecho, han reformado la plantilla y el último movimiento es la incorporación de Clay Tucker, notable debut en Vitoria (16 puntos) y que hoy se estrena ante la afición de San Pablo. La cuestión es que el colista debe enjugar una victoria de desventaja con los baleares, dos con los aragoneses o tres con Bruesa, Estudiantes o Murcia si quiere respirar, y esta semana vuelve a ser propicia para que sume más de uno de ellos (guipuzcoanos y murcianos se enfrentan entre sí, sin ir más lejos). Con tan sombrío panorama, hay que insistir, el triunfo ante el iurbentia no es que sea necesario, resulta imprescindible.

Pedro Martínez tiene el serio hándicap de la lesión del base titular Branko Milisavljevic, con una microrrotura fibrilar en el muslo, y habrá de paliarla con Pedro Rivero y la ayuda que le puedan prestar Miso y Ellis. El puesto de director de juego es además uno de los puntos fuertes de los bilbaínos, con la pareja Salgado-Blums, si bien la referencia esta temporada es un Marko Banic que se sitúa en el top ten de valoración ACB merced a sus 12.8 puntos y 6.1 rebotes.

La recuperación de Lewis tras una lesión de tobillo, la creciente aportación del versátil Markota y, sobre todo, la continuidad del bloque que tanto dio que hablar el pasado curso -repiten ocho de los once jugadores que se desplazan a Sevilla- son las claves de un rival que aspira al play-off por el título... loable meta, pero nada comparado con la subsistencia.

  • 1