Economía

Una gran mano de 200 kilos de pintura para dar color al A400M

STSA confía en pintar 28 aviones de este tipo cuando la producción alcance su máxima cadencia.

el 21 ene 2011 / 21:46 h.

Un C295 antisubmarino de la Armada de Chile ya pintado ante el hangar de STSA, ayer.

Cuarenta y cinco personas trabajando sin descanso -aunque repartidas, eso sí, en tres turnos de trabajo- durante ocho días naturales. Es el personal y el tiempo necesario que se requiere para pintar un A400M, ése que se monta en San Pablo, junto al aeropuerto.

Porque dar color a este avión de transporte militar tiene su trabajo, concretamente, el que cuesta que su fuselaje absorba en torno a 200 kilos de pintura, aunque para ello sea necesario aplicarle entre 500 y 700 kilos.

Cuatro aviones de este tipo han pasado ya por el hangar destinado precisamente a sacar su mejor color y que la empresa STSA (Sociedad de Tratamiento de Superficies Aeronáuticas) -filial de la multinacional francesa STTS- tiene en el complejo donde se ensambla el A400M.

Unas modernas instalaciones que han costado 18 millones de euros -con 2,4 millones de ayuda de la Agencia IDEA- y que ayer fueron inauguradas de forma oficial, pese a que ya acumulan experiencia con más de una cuarentena de distintos aviones desde que, en junio de 2008, las estrenase el primer A400M, justo cuando se acicalaba para ser presentado en sociedad bajo la atenta mirada del Rey Juan Carlos.

Entre sus particularidades, destaca el sistema de ventilación y climatización, de gran relevancia en este tipo de trabajos, y que renueva hasta seis veces a la hora los 60.000 metros cúbicos del interior del hangar. Cuenta, además, con un sistema de filtrado que retiene toda aquella partícula superior en tamaño a 10 micras.

Por fuera, un hangar más del conglomerado que integra la FAL (planta de montaje final en sus siglas en inglés) del A400M. En el interior, cuatro plataformas telescópicas sostenidas por grúas suspendidas desde el techo que permiten adaptarse a los distintos modelos de avión -no se pinta sólo el A400M, sino que el contrato con EADS amplía los trabajos a aviones civiles de Airbus y el resto de productos propios de Airbus Military, al tiempo que permite trabajar para otros clientes, siempre que el consorcio europeo tenga prioridad-.

Desde estas plataformas, que disponen de suministro de agua y aire comprimido y permiten tanto un manejo manual como teledirigido, los operarios hacen su trabajo, aunque para realizarlo cuentan con otra novedad. Y es que esta nave posee la única plataforma semienterrada en el mundo, que permite trabajar de forma más ergonómica en el fuselaje inferior y alcanza hasta un metro bajo el nivel del suelo.

Pero para llegar hasta aquí hay que remontarse varios años atrás. La historia de STSA es la de una empresa que inició su andadura en 2004 con cinco trabajadores y que, bajo el paraguas del grupo francés STTS, especializado en pintura, sellado y acondicionamiento interior de aviones, ha cerrado 2010 con una plantilla de 135 personas y un volumen de facturación de 12 millones de euros, un 26,3% más que en 2009.

Aunque la inauguración llega con dos años y siete meses de retraso, coincide con el reciente anuncio del presidente de EADS, Louis Gallois, de la activación de la producción en serie del A400M, tras la fabricación de cinco aviones de desarrollo y más de 1.000 horas de vuelos de ensayo.

A la buena marcha del programa irá pareja la actividad de STSA, cuya nave de pintura está diseñada para dar salida a 28 A400M anuales, ritmo que esperan alcanzar en un horizonte de tres o cuatro años, según su director general, Antonio Mena.

El consejero delegado, Julio Casas, destacó "que ya se ha roto el cordón umbilical de apoyo técnico" que mantenía STSA con su matriz STTS de transferencia de tecnología y conocimiento. "Seguimos colaborando pero ahora desde una vía de doble sentido", dijo ante el presidente de STTS, Christophe Cador; el director de Operaciones de Airbus Military, Alberto Gutiérrez, y el director general de IDEA, Antonio Valverde.

  • 1