miércoles, 23 enero 2019
23:46
, última actualización
Cultura

Una mirada a medio siglo de pasión por la belleza

El Real Alcázar acoge la colección de la Fundación Sevillana Endesa. Las obras se muestran por primera vez fuera de la sede de la institución. (FOTOGALERÍA)

el 19 ene 2015 / 21:12 h.

TAGS:

El imponente busto de Josep Manuel Juan Moraleda, hecho en hierro y alabastro, no pasa desapercibido en una muestra que recoge grandes ejemplos de arte contemporáneo. / Reportaje gráfico: Pepo Herrera El imponente busto de Josep Manuel Juan Moraleda, hecho en hierro y alabastro, no pasa desapercibido en una muestra que recoge grandes ejemplos de arte contemporáneo. / Reportaje gráfico: Pepo Herrera (FOTOGALERÍA. Así es la muestra del Alcázar) La Sala Alta del Apeadero, actualmente el espacio expositivo del Real Alcázar de Sevilla, inauguró este lunes una muestra muy especial, tanto por lo extraordinario de las obras como por la excepcionalidad de la propuesta en su conjunto. Medio siglo de mecenazgo cultural. De la Compañía Sevilla de Electricidad a la Fundación Sevillana Endesa es el título escogido por la Fundación Sevillana Endesa para reunir por primera vez fuera de sus instalaciones su impresionante colección de arte bajo el cuidado del comisario y patrono de la fundación Enrique Valdivieso. Una colección de más de medio centenar de piezas entre pintura, escultura y obra gráfica, que abarca un espectro temporal muy amplio, desde mediados de siglo XX hasta nuestros días, con la participación de algunos de los nombres más destacados de la plástica española contemporánea. Entre ellos, Fernando Zóbel, Francisco Cortijo, José Guerrero, Eduardo Chillida, Juan Romero, Carmen Laffón, Luis Gordillo, Rafael Canogar o Manolo Valdés, entre otros. Uno de los puntos fuertes de la muestra es sin duda el paisajismo, abordado desde múltiples puntos de vista, desde la acuarela del alicantino Vicente Pastor Calpena al óleo impresionista del sevillano Antonio Bolaños Toro o la fuerza cromática de Jesús García Fernández, sin olvidar el virtuoso realismo de Juan Palomo Reina con sus Barcas en el Guadalquivir, las osadas perspectivas y el asombroso tratamiento de la luz de Fermín García Sevilla o el delicado minimalismo de Francisco Molina, por citar solo algunos. En contraste con estas propuestas, destacan visiones oníricas como la de José Luis Domínguez Navarro en El concejo, o la de Francisco Cortijo en Máscara flautista, que dialogan armónicamente con figuraciones como la Composición metafísica nº 56 de Felipe Vallejo Criado. Juan Ignacio Zoido y Antonio Pascual ante el retrato de Fernando Ybarra, obra de Pedro de Oriol. Juan Ignacio Zoido y Antonio Pascual ante el retrato de Fernando Ybarra, obra de Pedro de Oriol. La escultura también está presente con estilos muy heterogéneos, que van de los volúmenes abstractos del madrileño Carlos Albert Andés a los barros cocidos de la sevillana Rita del Río Rodríguez, el relieve del también hispalense Emilio García Ortiz o el vanguardista y rompedor busto del valenciano Josep Manuel Juan Moraleda. Pero sin duda las estrellas de la exposición se encuentran en el apartado de obra gráfica, empezando por una magnífica litografía de José Guerrero y continuando con un grabado sobre papel de Eduardo Chillida, dedicado a la salvación cristiana según palabras del propio autor en el reverso de la obra. También destacan un hermoso y sencillo grabado sobre papel de Joan Hernández Pijuán, un aguafuerte del sevillano Juan Romero capaz de atraer la mirada del espectador durante un tiempo muy prolongado, una serigrafía de Gordillo fechada en los primeros años 70 –muestra de las doce que posee la Fundación Sevillana Endesa– u otro aguafuerte, en esta ocasión de Rafael Canogar.   FOMENTAR LA CULTURA Como explicó el propio Valdivieso en la inauguración que tuvo lugar ayer con la presencia del alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, el arzobispo Juan José Asenjo y numerosos cargos institucionales, «la Fundación Sevillana Endesa es conocida sobre todo por sus intervenciones en edificios histórico-artísticos, pero desde sus inicios tenemos una intención clara de fomentar la cultura y de ir adquiriendo obras de arte», si bien el propósito de conformar una colección no estaba tan definida. «Las obras se usan para adornar los despachos de los ejecutivos, pero cuando empezó a hablarse de hacer una exposición, nos encontramos con la circunstancia de que había muchas y de gran calidad», prosiguió Valdivieso, al tiempo que comentaba que las adquisiciones de la Fundación se han ido realizando a través de una doble vía: por un lado, el patrocinio del segundo premio del certamen de Bellas Artes de la Academia Santa Isabel de Hungría, que vienen asumiendo desde 1956, cuando Endesa era todavía la Compañía Sevillana de Electricidad, y que según el comisario «muestra cómo ha ido cambiando la cultura sevillana y española a lo largo de este tiempo», comentó. También figuran aportaciones de premios como el de la Exposición de Primavera o el Certamen Andaluz de Artes Plásticas organizado por el Ateneo hispalense, y que siguió haciendo cuando en 1989 se convierte en Fundación Sevillana de Electricidad y más adelante en 1998 como Fundación Endesa. «El tránsito de un siglo a otro no parece nada extraordinario, pero ese tránsito ha estado jalonado de circunstancias que las obras de arte reflejan muy claramente: del realismo al abstracto que empezó a llegar a mediados de los años 50 y fue conviviendo con aquél y otros movimientos: impresionismo, expresionismo, surrealismo y el realismo mágico, el realismo soñado que siempre nos ha acompañado», agregó Valdivieso. Finalmente, el comisario destacó que la muestra ha sido posible gracias «al sentido de eficiencia y economía» que caracteriza el proyecto, esto es, «se ha hecho con poco dinero, no derrochando». Juan Ignacio Zoido también quiso felicitar a los responsables de la exposición y puso a la Fundación Sevillana Endesa como ejemplo de institución que «en esta crisis que ya estamos despejando» sabe compaginar los presupuestos ajustados con la máxima calidad de sus proyectos. El colofón de la muestra llegará el día de su finalización, prevista para el próximo 21 de febrero, cuando, junto a las obras expuestas en el emblemático palacio real, estén presentes algunos de esos artistas para narrar su experiencia y visión sobre sus obras así como distintos investigadores de la Universidad de Sevilla que han elaborado el catálogo de la muestra, entre los que destacan Enrique Valdivieso y Magdalena Illán, coordinadora de la muestra. ~

  • 1