Local

Una historia de desencuentros

El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), prometió ya en su primer mandato -y lleva tres- que la ciudad tendría un Palacio de Congresos y Exposiciones lo suficientemente grande como para albergar congresos potentes.

el 14 sep 2009 / 22:36 h.

TAGS:

El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), prometió ya en su primer mandato -y lleva tres- que la ciudad tendría un Palacio de Congresos y Exposiciones lo suficientemente grande como para albergar congresos potentes. Así, la idea del arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra se convertiría en un nuevo símbolo de la ciudad y de un barrio, Sevilla Este, con más de 100.000 habitantes, pocos servicios y falto de una arquitectura de calidad. Sin embargo, el proyecto ha estado enquistado durante años, sobre todo por la falta de financiación y porque la ampliación no se planteó correctamente desde el punto de vista económico. De hecho, los empresarios se desmarcaron porque no lo veían ni viable ni rentable.

Por ello el Ayuntamiento tuvo que tomar las riendas del proyecto y ponerlas en las manos de la única empresa pública con buenos resultados económicos, Emvisesa, que ha pasado de construir viviendas protegidas a colegios, centros de formación o de salud. Es la joya de la corona de las empresas municipales, y por eso IU (los socios de gobierno del PSOE en el Consistorio) se echó las manos a la cabeza al conocer que la empresa de la vivienda tendría que asumir un crédito hipotecario de casi 70 millones de euros para respaldar la ampliación del Palacio de Congresos y Exposiciones.

La federación de izquierdas incluso amenazó con vetar el proceso y llevarlo a los tribunales, pero finalmente los socialistas les convencieron de que Emvisesa sólo es un instrumento para llevar a cabo el proyecto (reformado para darle viabilidad), puesto que una vez que la obra esté acabada, el consorcio de Fibes (Ayuntamiento, Diputación y Cámara de Comercio) se hará cargo del pago del préstamo hipotecario.

No obstante, las críticas no se hicieron esperar. El PP ha criticado por activa y por pasiva los planes municipales, mientras que los empresarios han comparado la situación con la de otras ciudades que desde 2003 han puesto en marcha nuevos palacios de congresos. En total, una decena. Entre ellos, Málaga, Valencia, Vizcaya, La Coruña y Gerona.

La patronal rechazó participar en la gestión de la ampliación de Fibes y exigió un modelo distinto (una ampliación menor y la construcción de otro recinto cercano al Centro), si bien parte del proyecto depende de la explotación privada de los suelos aledaños al palacio.

  • 1