Local

Una huelga fantasma en el hospital

El paro convocado por el Sindicato Médico apenas se deja notar en el Virgen del Rocío

el 21 ene 2013 / 21:48 h.

TAGS:

María esperaba ayer en un banco a las puertas del Hospital Virgen del Rocío. Tiene a un familiar ingresado desde hace unos días por neumonía y el de ayer, aseguraba, fue un día como los demás. "Nos han atendido estupendamente, como todos los días". Ni rastro de la huelga de médicos de Andalucía que comenzaba precisamente ayer con el buque insignia de la sanidad sevillana como motor de arranque, al que se sumaron el Distrito Sanitario Sevilla, el Centro de Transfusión Sanguínea y parte del 061. El Sindicato Médico había convocado a todos estos servicios a un paro de 24 horas que se inició a las ocho de la mañana. Lo mismo comentaba Manuel: su mujer iba a una revisión y ni siquiera sabía que había una protesta. "Está tardando lo normal", sentenciaba. Igual que Matilde y Amparo: "Tienen que hacerle una biopsia a un familiar y eso no nos lo han cambiado", comentaban.

Lo cierto es que la incidencia de la huelga fue mínima, al menos en el Hospital Virgen del Rocío. Los convocantes achacaban el poco impacto al alto nivel de servicios mínimos impuesto por la Consejería de Salud, que, aseguraron, superaba el 70% en muchos casos y el 100% en urgencias. "Se está notando que hay huelga porque se informa a los pacientes, aunque no esté teniendo repercusión sobre su atención", señaló el presidente de la rama de atención especializada del Sindicato Médico, quien criticó que en algunos centros de salud los servicios mínimos hayan supuesto diez de los 14 médicos con los que cuenta.

En el área de consultas externas tampoco se notaba ningún impacto. Así lo señalaban tanto los pacientes como los trabajadores. "Están la mayoría de los especialistas y, si hay demora, es igual a la de otros días", señalaban dos celadores.

Mientras tanto, los conductores de ambulancia tampoco veían caer su ritmo de trabajo. "De los diez desplazamientos que tenía que hacer sólo me han quitado uno", señalaba uno de ellos.

Lo que más llamaba la atención en todo el complejo hospitalario era el cartel de Rosario Rosales e Inmaculada Domínguez, dos auxiliares que han decidido ponerse en huelga de hambre para apoyar la iniciada hace una semana por una compañera en Cádiz exigiendo la publicación de los listados de los admitidos para incorporarse a trabajar de forma temporal y que está pendiente desde 2011.

En cualquier caso, la guerra de cifras habitual en cualquier huelga que se precie también se dio ayer. Mientras que desde el Sindicato Médico afirmaban que había habido un seguimiento del 70% por la mañana- "puesto que entendemos que va a la huelga todo aquel que se encuentra en servicios de mínimos, tanto los que están de guardias como los salientes", aseguró su secretario general en Andalucía, Antonio Rico-, la Junta cifraba en 41 médicos los que había acudido al llamamiento en el turno de mañana y tres en el de tarde. "En atención primaria, 20 médicos que tenían que acudir a su puesto de trabajo han secundado la huelga y, en el Hospital Virgen del Rocío, la convocatoria ha sido respaldada por 21 profesionales", indicó la Consejería en una nota.

Estos paros se prolongarán hasta junio de forma rotatoria por provincias y hospitales y se deben a la pérdida retributiva por que el incremento de la jornada laboral hasta las 37,5 horas semanales (2,5 horas semanales más) se haga "a costa de reconvertir horas de guardia extraordinarias en horas ordinarias". H

  • 1