Local

Una idea, una maceta

Los vecinos del Polígono Sur diseñan cómo transformar solares en plazas

el 07 abr 2011 / 19:05 h.

Los vecinos del barrio pudieron dejar ayer sus propuestas para urbanizar la calle.
Bancos de ideas, macetas a cambio de propuestas, paellada, batukada, billetes de tren simbólicos para que desaparezca el muro que les separa de Bami... Los vecinos del Polígono Sur disfrutaron ayer de muchas iniciativas organizadas por el Comisionado con el objetivo de definir cómo quieren que sean sus espacios públicos, esos que ahora son simples solares o explanadas, empezando por la calle Padre Juan Sebastián Bandarán, que el Plan Urban quiere convertir en una gran rambla.

Las plazas Antonio Machado, Murillo y Dolores Ibárruri, así como la calle Luis Ortiz Muñoz serán otras zonas a reurbanizar gracias al Plan Urban, que arrancó hace ya dos años con un presupuesto de 14,3 millones y que, por ahora, sólo ha logrado que se instalen contenedores de basura soterrados que aún no funcionan. Se espera que la semana que viene estén de prueba para que se usen, por fin, a final de mes o en mayo.

Y es que nadie, ni el propio comisionado, Jesús Maeztu, niega que el Plan Urban va lento. "No tiene el ritmo que debería", dijo ayer ante unos vecinos que reclaman cambios y que piden desde juegos infantiles hasta una comisaría de Policía, mercadillos techados con aire acondicionado o grafitis en las fachadas.

Este lunes se manifestarán para que la crisis no congele los proyectos con los que evitar que el Polígono Sur sea un gueto. "No se puede condenar a 50.000 personas", dijo Maeztu tras admitir que 30 años no se cambian en cuatro. "Hacen falta 20". La Mina de Barcelona o la Chanca de Almería lo corroboran.

Lo que sí recalcó Maeztu es que los recortes no llegarán ni al futuro parque del Guadaíra (24 millones) que entrará en el barrio ni al Plan Urban (14,3), ya que cuentan con fondos UE.

El comisionado no estuvo ayer con los vecinos para vender los proyectos, sino para pedir la participación, sobre todo de las mujeres -las más "bravas" del barrio- en la elaboración de éstos. Sin embargo, el coordinador del Plan Urban, Javier Pando, sí hizo balance. Un balance de futuro, porque todo está por hacer. Anunció que se desbloqueó la obra para reurbanizar Luis Ortiz Muñoz, por lo que podrá empezar a principios de mayo.

Para las tres plazoletas (Murillo, Machado y Ibárruri) y Juan Sebastián Bandarán -con 2,7 millones de presupuesto- aún no hay anteproyecto. En el caso de esta última calle, estará antes de mediados de mayo. La obra se licitará antes del verano, según Pando. Y el proyecto estrella: el café-cultural -con tres millones de euros- en la explanada de Martínez Montañés (donde iba el bautizado como edificio Anillo que la crisis finiquitó) no estará listo hasta 2013.

Mientras, los vecinos y Maeztu piden que se agilice todo. "Queda mucho por hacer y la clave es que la gente no sabe convivir. No me cansaré de limpiar lo que las tres ovejas negras de mi bloque ensucian hasta que consiga meterlos en vereda. No es un mal barrio, y eso que a mí me daba miedo entrar hace siete años", subrayaba orgullosa del cambio Rocío de los Reyes, vecina de las 624 viviendas, mientras esperaba su maceta, el premio por su idea.

  • 1