Local

Una inmigrante queda sepultada en Camas al caerle el techo de su casa

Nancy ha podido contarlo, pero permanece herida con pronóstico reservado en el hospital: un estruendo sacudió a las 00.45 horas de ayer la barriada El Cerrillo de Camas. Se había venido abajo el techo de la vivienda de la inmigrante, quien quedó enterrada entre los escombros.

el 15 sep 2009 / 23:34 h.

TAGS:

Nancy ha podido contarlo, pero permanece herida con pronóstico reservado en el hospital: un estruendo sacudió a las 00.45 horas de ayer la barriada El Cerrillo de Camas. Se había venido abajo el techo de la vivienda de la inmigrante, quien quedó enterrada entre los escombros.

El techo de la casa que habitaba, el número 8 de la calle Duperier -en realidad un antiguo bar, cerrado hace un lustro-, se hundió, aunque nadie en la zona lo relaciona con una racha de viento especialmente fuerte del ventarrón que azotó ayer la provincia. El saldo ha sido finalmente una mujer herida grave y el desalojo de tres viviendas: la afectada por el derrumbe y dos colindantes en la calle Cervantes. Uno de los desalojados colaboró en el rescate entre los escombros.

Nancy, de 53 años, se encontraba en ese momento en un tresillo, explican vecinos como el camarero de la Sociedad de Cazadores y Perros de Muestra Miguel Ángel Vázquez, que trabaja justo enfrente. La mujer acabó en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, donde informaron ayer que la víctima presentaba múltiples e importantes fracturas. Nancy, inmigrante suramericana, trabaja como cuidadora de un matrimonio octogenario e impedido, los dueños del antiguo bar, quienes habían habilitado el establecimiento (anexo a su propia casa) como hogar de la trabajadora, explican tanto Vázquez como otros vecinos de la zona.

La casa había sido declarada infravivienda por el Ayuntamiento de Camas, apunta la agencia Efe. Allí no consta que se haya hecho una obra "grande" para su adaptación, explica el alcalde, Juan Pazos (IU).

A pesar del estruendo los vecinos tardaron en darse cuenta de qué había pasado. Tuvieron que llamar a familiares de una de las casas afectadas para abrir las puertas y el camarero explica que dos vecinos escarbaron con sus propias manos en los escombros en busca de Nancy.

Las tres casas han sido declaradas en ruina por el Ayuntamiento, que interpreta que la caída del techo "ha podido no ser resultado directo del viento". "Son viviendas que tenían 50 años y donde no se habían hecho reformas", prosigue el Consistorio, que subraya que podrían presentar "aluminosis".

  • 1