Economía

Una jornada de brazos cruzados en el andamio, el mar y el metal

Los albañiles de Sevilla secundaron el tercer día de paro general en demanda de más jornada intensiva, los pescadores amarraron la flota ante un gasóleo por las nubes. Foto: Gregorio Barrera.

el 15 sep 2009 / 05:54 h.

La de ayer fue una de esas jornadas marcadas por las protestas laborales. Los trabajadores del andamio de Sevilla secundaron el que fue el tercer día de paro general en demanda de más jornada intensiva, los pescadores amarraron la flota en algunos puertos, no en todos, ante un gasóleo por las nubes, y el metal de Granada se echó a la calle por la negociación del convenio.

Se mire por donde se mire, poca paz social se respira en estos momentos en Andalucía. En Sevilla, se materializó ayer la tercera jornada de huelga en la construcción que amenaza con convertirse en el ecuador de la protesta. Hoy y mañana el paro general sobrevolará de nuevo los tajos y las posturas entre sindicatos y patronal se mantienen enconadas.

Un poco más allá, en Cádiz, lo que trae de cabeza a los pescadores es un gasóleo a precios desorbitados. Se quejan de que no trae cuenta faenar porque les cuesta el dinero buscarse el pan. Ayer, la estampa en el litoral andaluz era de unas cuantas flotas amarradas. Disparidad en el seguimiento del paro pesquero.

Y algo más al este, en Granada, los descontentos eran los trabajadores del metal, que no logran pactar las condiciones que demandan en el convenio colectivo provincial. Huelgas para todos los gustos. Y eso sólo contando las que afectan a Andalucía.

Construcción. El secretario de la Federación de la Construcción de UGT de Sevilla, Anastasio Pavón, cifró en más del 90% el seguimiento de la tercera jornada de huelga, mientras que el gerente de Gaesco, Manuel Sillero, señaló que no superó el 10% al inicio de la jornada laboral.

La mediación de la Consejería de Empleo no ha obtenido resultados, aunque las partes aseguran que siguen abiertos a un acuerdo. Pavón apuntó que se produjeron algunos incidentes en las obras de Hipercor, donde los empleados más "vulnerables", como inmigrantes y eventuales, fueron "prácticamente obligados" a trabajar y los piquetes informativos no pudieron acceder a la obra, en la que había varios furgones policiales.

Los sindicatos no descartan nuevas medidas de presión tras la finalización de la huelga mañana, entre ellas un encierro, aunque todavía no está decidido. Por su parte, el gerente de Gaesco, Manuel Sillero, aseguró que nueve de cada diez centros de trabajo iniciaron su jornada con "plena normalidad" aunque a lo largo de la mañana algunos trabajadores abandonaron la obra ante la actitud de los piquetes.

Respecto a las supuestas amenazas a trabajadores para que no abandonaran la obra, Sillero recordó que el despido de un trabajador en huelga sería "nulo", por lo que esta acusación no tiene "ningún sostén, salvo el de querer enturbiar aún más" la negociación". Gaesco mantiene que mientras haya huelga no se puede negociar porque no existen las condiciones "mínimas" y "no estamos en situación de igualdad".

Armadores. Los barcos de arrastre del Golfo de Cádiz comenzaron ayer una huelga indefinida en protesta por el incremento del gasóleo. Sus armadores entregaron a primera hora en las capitanías de los puertos los roles de los buques, documento indispensable para faenar legalmente. Así lo decidieron el lunes pasado los representantes de los buques, que han decidido organizar pasado mañana un reparto gratuito de pescado en Sevilla. Los armadores reclaman que el gasóleo para los barcos no suba de 0,40 euros el litro. Los pescadores de arrastre de Ayamonte, Isla Cristina, Punta Umbría, Palos de la Frontera y la capital onubense, en Huelva, y Sanlúcar de Barrameda y El Puerto de Santa María, en Cádiz, secundan la movilización.

Metal. El 90% de los trabajadores del sector en Granada secundó la primera jornada de huelga que continuará hoy y mañana, según el secretario de la Federación del MCA de UGT-Granada, Francisco Ruiz. Unas 2.000 personas reivindicaron mejoras del convenio provincial, aunque, según la Policía Local, los manifestantes fueron 400. Los paros se repetirán los días 10, 11 y 12, y se volverán indefinidos desde la tercera semana del mes si no se llega a acuerdo.

  • 1