Local

Una jornada de Feria con todos sus avíos

Una resurrección en toda regla. El real se llenó ayer tanto de día como de noche y el sábado será sin duda el día más concurrido de toda la fiesta, porque los nazarenos sí que se animaron ayer a echar un buen de día de Feria. Muchos se lo tomaron tan en serio que empalmaron la tarde con la noche.

el 16 sep 2009 / 02:51 h.

TAGS:

Una resurrección en toda regla. El real se llenó ayer tanto de día como de noche y el sábado será sin duda el día más concurrido de toda la fiesta, porque los nazarenos sí que se animaron ayer a echar un buen de día de Feria. Muchos se lo tomaron tan en serio que empalmaron la tarde con la noche.

De una Feria íntima y familiar a otra con las casetas llenas. Los nazarenos decidieron que ayer era el día idóneo para darle rienda suelta a las ganas de fiesta y consiguieron que el real se pareciera al de otros años. Hasta los coches de caballos agradecieron el aumento de gente, con más de uno esperando su momento para dar un paseo.

Sin duda el puente ha provocado la salida masiva rumbo a la playa, como también pasó el año pasado. Pero es posible que los que se quedaran en Dos Hermanas decidieran que sólo se podía salir un día para evitar gastos. Y ya que se sale, pues uno llega a la hora de comer y se queda hasta que el cuerpo aguante.

Esta costumbre es habitual en la Feria de Sevilla, pero no en Dos Hermanas, ya que la céntrica ubicación del real permite a los feriantes irse unas horas por la tarde a descansar y luego volver por la noche. Pero si se ha decidido salir un día, más vale aprovecharlo. Esto es lo que pensaron José Pablo Sánchez y sus cinco amigos, todos universitarios que hincaron los codos jueves y viernes para "morir hoy [por ayer]. A nosotros lo que nos ha pasado es que la Feria se ha retrasado, junio está muy cerca y teníamos que estudiar. Si hubiera sido a principios de mayo sí hubiéramos venido más días", explica José Pablo, que sólo tiene una causa para salir de la Feria: "Hombre, el Sevilla [el partido empezaba a las 20.00 horas] habrá que verlo, lo más seguro es que vayamos a un bar de por aquí cerca y cuando acabe nos volvamos".

Y es que la Feria se llenó ayer de grupos de amigos y de familias que no se pierden la fiesta si el cuerpo acompaña. Y así es como viven en la caseta Los Penúltimos desde hace 20 años, que más que un local es un grupo de 12 amigos que se reúnen en los mayores eventos, y la Feria, claro, es uno de ellos.

Como cuenta Santiago Cerrato, uno de los socios fundadores, "siempre hemos sido 12, y quedamos en Navidad, Feria, organizamos viajes y ese tipo de cosas. Además nos une la afición a la Feria y por eso tenemos la caseta", explica Santiago, a la vez que se refiere a la evidencia del nombre de la caseta: "Hace unos siete años el recinto albergó más casetas, y por eso ya no estamos al lado de la zona de las atracciones, pero ya no le vamos a cambiar el nombre".

Ahora, tras dos décadas metiéndose la fiesta entre pecho y espalda, toca pensar en la herencia: los hijos de estos veteranos son también amigos entre ellos y ya se han hecho socios de Los Penúltimos, algo lógico porque han crecido correteando por la caseta al lado de los amigos de sus padres. Así que el buen ambiente en la caseta está más que asegurado durante muchos años.

Santiago coincide con su amigo Luis Rodríguez, también uno de los fundadores, en que no es bueno para la Feria tener cuatro días festivos porque "la gente se va a la playa, que está a una hora. Yo creo que es lo que ha pasado este año, más que la crisis. El año pasado ya se hizo y salió mal porque al final nos quedamos los muy devotos". Y a lo mejor el Ayuntamiento toma nota, porque lo dicen dos veteranos en esto de pasárselo bien en la Feria de Dos Hermanas, así que no es cosa de desoír los consejos.

  • 1