Local

Una joven muere en Jaén apuñalada por un ladrón que falleció mientras huía

El homicida cayó al vacío cuando corría de los agentes de la Policía. Los primeros indicios de la investigación apuntan hacia un móvil sexual.

el 12 jul 2011 / 08:11 h.

TAGS:

Ángela Andrea Jiménez Hortelano murió en su piso de una manera cruel. La Policía Nacional mantiene la investigación abierta para determinar las causas que llevaron a Raúl García Rubio (Jaén, 1977) a matar a la joven de cinco puñaladas y con técnicas propias de un psicópata.

La investigación policial abierta trabaja con la hipótesis de que la víctima y su supuesto verdugo no se conocían. Una tenía 21 años. El otro contaba con 33. Ángela tampoco tenía pareja, por lo que, desde el primer momento, la Policía descartó el móvil de la violencia machista. Además, lo hizo porque el presunto autor era conocido por Comisaría. De hecho, dispone de diversos antecedentes policiales por robo con fuerza.

Sin embargo, ayer, a las seis de la madrugada, los dos se encontraron en el número diez de la calle Sagrada Familia. Ángela vivía en el cuarto piso. Los vecinos dieron la "voz de alarma". María López vive en el cuarto, pero en la puerta C. "Oímos como una discusión y gritos", dice. María José es la vecina de abajo: "Sentí como si estuvieran de mudanza. Se escuchaban correr los muebles y, luego, dos gritos". Francisca Osete vive en el tercero: "Escuché un grito de mujer y, al tiempo, un golpe en la calle".

La centralita del 091 tiene registrada la llamada a las seis de la madrugada. La patrulla llegó con la idea de que se trataba de un episodio de violencia machista. Sin embargo, la pareja de Ángela hacía algunos días que no vivía allí.

Los agentes acceden al edificio y tocan a la puerta. Nadie abre. Sin embargo, saben que hay alguien porque ven cómo se apaga una luz. La Policía ve que hay sangre en una de las ventanas y decide entrar por la fuerza.

En ese instante, escuchan un fuerte golpe en la calle. Es un hombre que se ha precipitado al vacío. En el interior encuentran a Ángela en un dormitorio con cinco puñaladas. Él prácticamente murió en el acto. De casa de Ángela no se llevó nada. La bolsa que llevaba en la mano contenía ropa de ella y prendas suyas manchadas de sangre, un cuchillo y objetos robados, aunque no en ese piso. Se investiga cuánto tiempo pasó allí y cómo entró porque la puerta no estaba forzada.

  • 1