Local

Una llamada al diálogo religioso

El arzobispo de Sevilla defiende a las cofradías como "dique contra la secularización".

el 09 dic 2009 / 19:25 h.

TAGS:

El arbobispo Juan José Asenjo saluda a representantes de otras religiones.
"Si queremos evitar conflictos tenemos que apelar al diálogo: es la posibilidad para la supervivencia de la raza humana puesto que los tiempos han cambiado y las religiones no pueden vivir de forma independiente, tienen que convivir unas con otras".

Con este tono rotundo y esperanzador se expresó ayer el cardenal Walter Kasper, presidente de la Comisión para las Relaciones con los Judíos de la Iglesia Católica, quien participó ayer junto a otros 29 líderes religiosos cristianos, judíos y musulmanes en la cita Implicaciones de la dignidad humana para las tres tradiciones monoteístas, organizada por la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo.

En este evento, el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, destacó el papel "de la religiosidad popular en Andalucía y de las cofradías como dique contra la secularización".

Asenjo, en su discurso de bienvenida, destacó "el pasado común de las tres religiones". "Es algo que nos debe unir y es, sin duda, un camino hacia la esperanza", remarcó.

"Todos nosotros creemos -lo acompañó Kasper- que todo hemos sido creados por Dios y por eso todos tenemos esa dignidad intrínseca. Pero no hay que confundir la identidad con actitudes fanáticas para destruir al otro", aseguró.

Richard Marker, presidente del Comité Judío Internacional para el Asesoramiento Religioso, pidió reconocer esa dignidad en el otro. "Es una manera de generar empatía hacia y así promocionar el camino hacia la paz".

Sin embargo, este diálogo debe dar un paso más, como recordó Emmanuel Adamakis, metropolitano ortodoxo de Francia: "Tiene que ir hacia la justicia social y el respeto a los derechos humanos y a conseguir la paz sin excepción".

Porque, como añadió, Saud Bin Abdullah, director del Centro Cultural Islámico en Madrid "la dignidad humana no se realiza si no hay un reconocimiento y una garantía de la libertad y de los derechos de la persona".

  • 1