Local

Una macero para Sevilla

Estrella García se convirtió ayer en la primera mujer en portar la maza municipal.

el 08 sep 2011 / 20:49 h.

TAGS:

El alcalde de Sevilla saluda a la primera mujer macero.

Hermanos de la Hiniesta , devotos y curiosos llenaban ayer la parroquia de San Julián y las calles aledañas. En la función votiva dedicada a la patrona y alcaldesa de la ciudad, título reconocido desde el siglo XVII, tal como recogen diversos textos históricos, grabados y crónicas de la época, y, en particular, del Ayuntamiento desde 1649, Juan Ignacio Zoido, como nuevo alcalde de Sevilla, tomaba posesión del título de hermano mayor honorario.

Los tapices con el lema de la ciudad, el NO&DO, colgados en los balcones del vecino convento de San Cayetano, donde forma la corporación municipal, daban pistas de la relevancia de este acto. Sin embargo, en cuanto la comitiva en la que figuraba la réplica del pendón de la ciudad, escoltada por la guardia municipal de gala, y formaba prácticamente toda la corporación- inició la marcha hacia el templo, los ojos se volvieron a una pequeña mujer, de apenas 1,55 centímetros de altura y 47 kilos de peso: Estrella García Navarro.

Ordenanza del Ayuntamiento de Sevilla, era la primera en la historia de la corporación que escoltaba, como macero, al alcalde. Ayer se estrenó en este puesto que tradicionalmente han ocupado hombres, "más por tradición que porque estuviera prohibido para las mujeres", aunque, reconocía: "Estaba vetado".

Sin embargo, una vez que se decidió a vestir este pesado traje, que incluye una capa -"como si fueran dos trajes, y debajo me he dejado mi vestido" y a cargar con la maza, de ocho kilos, durante toda una ceremonia de estas características, le bastó con pedir permiso al director general de Protocolo del Ayuntamiento, Francisco Martínez Yuste. Con la ayuda de un compañero y muchos imperdibles, adaptó la vestimenta a su menudo cuerpo: "Sólo hay dos trajes, son muy caros, antiguos y grandes, pues siempre lo han vestido los hombres, que son más corpulentos".

Así, tras 22 años como ordenanza en la Casa Consistorial -cuando llegó sólo había dos mujeres en este puesto que llevaban apenas dos años-, solicitó estrenarse en la función votiva ante la Hiniesta gloriosa. No tanto por devota o cofrade, sino por una cuestión práctica: "Es uno de los actos más cortitos a los que acude la corporación bajo maza, así me sirve de entrenamiento". La asistencia a los Oficios de Semana Santa en la Catedral, las procesiones del Corpus y la Virgen de los Reyes, la festividad de San Fernando o la toma de posesión del alcalde conforman el calendario particular de este cuerpo de maceros que, gracias a Estrella, ya cuenta con cinco miembros que se van rotando.

Y aunque Estrella piensa que "las mujeres deben estar en todos los sitios", otra cuestión práctica le ayudó a decidirse: "Mi marido es ordenanza también y sale de macero, con lo que, por los turnos, normalmente no coincidimos libres los fines de semana. Ahora, creo, será más fácil porque habrá más ocasiones en las que trabajemos juntos". Además, cada día que actúe de macero percibirá un plus de 39 euros en su nómina.

Sólo falta que Julia, Lola y Carolina, sus tres compañeras en la sede municipal de la Plaza Nueva, se animen también a salir como la sota de bastos, como muchos identifican a los maceros, por su postura y vestimenta.

Por cierto, Estrella acompañaba ayer a Zoido en su toma de posesión como hermano mayor honorario de la cofradía del Domingo de Ramos durante la Función Votiva a la Hiniesta Gloriosa, una misa de acción de gracias que desde 1649 el Ayuntamiento le dedica por su mediación para erradicar una epidemia que, aquel año, mermó en gran medida la población de Sevilla.

 


  • 1