martes, 18 diciembre 2018
18:11
, última actualización
Deportes

Una madera repleta de astillas

El Sevilla es, tras el Real Madrid, el equipo que más dispara al palo en Liga. 16 veces se ha estrellado con los postes, con Iborra como protagonista

el 03 mar 2015 / 14:23 h.

iborraEn el fútbol hay, como en muchos órdenes de la vida, un condicionante que es la fortuna o la suerte. Ésta debe ser buscada y no suele decidir la trayectoria final de ningún equipo, aunque, en lo positivo o negativo, sí que puede dar los puntos necesarios para alcanzar un objetivo o quedarse a sólo un paso del mismo. El Sevilla es el segundo equipo de toda la Liga que más veces se ha encontrado con los palos de la portería rival. Hasta en 16 ocasiones han visto los jugadores sevillistas como sus remates no terminaban el gol por culpa de encontrarse con la madera. Oportunidades que podrían haber decantado diversos partidos de su lado. La fortuna a veces es esquiva. El componente suerte también cuenta. El futbolista que más veces ha visto cómo su acción no finalizaba de la forma deseada ha sido Vicente Iborra, protagonista del Sevilla últimamente en casi todos los escenarios. Hasta en tres ocasiones en el campeonato doméstico ha disparado (o cabeceado al palo), y eso que su número de partidos con respecto a algunos de sus compañeros es mucho menor. Y es que el valenciano es a día de hoy el jugador de la plantilla, por detrás de Bacca, que más veces prueba suerte contra la meta rival. Ya ha igualado a Krychowiak y superado a Denis Suárez en cuanto a tiros a puerta, con una efectividad mayor que sus compañeros. Hasta en 18 ocasiones ha tratado Iborra de perforar la meta rival, con tres goles en total. Bacca le lleva mucha ventaja en esta estadística. Es el delantero titular y es lo normal. Iborra dispuso de la mejor ocasión sevillista ante el Atlético. Un centro de Banega desde la banda derecha, donde el espigado centrocampista del Sevilla se adelanta a los centrales del Atlético y su remate con el pie da en la base del poste y se marcha desviado. Era un momento clave del encuentro frente al conjunto rojiblanco y hubiese supuesto un justo premio a lo que se estaba viendo sobre el césped. Algo parecido a lo que le sucedió en el Santiago Bernabéu, primer partido donde se pudo ver la versión ofensiva de Iborra. En una de sus primeras apariciones, el ex del Levante pisó área y al cambiarse el balón de pierna en la salida de Casillas, superó por bajo al portero pero se encontró con la madera. Aquella noche estuvo gafado de cara a puerta. Tampoco la competición europea se ha librado de los remates al palo de Iborra. En Alemania aún resuena el cabezazo del mediocentro al larguero. Otra vez la mala fortuna aparecía para el nuevo goleador del Sevilla, que en la ida ya había marcado. Si cambia el viento en este sentido, incluso más puntos llegarán para Nervión.

  • 1