Local

Una madre irá por primera vez a prisión por pegar a una maestra

La mujer, de 23 años, agredió a la profesora delante del resto de alumnos por castigar a su hijo sin bocadillo. Se enfrenta a tres años de cárcel, lo máximo por atentado a la autoridad.

el 10 dic 2010 / 19:52 h.

TAGS:

El colegio Federico García Lorca, donde ocurrió la agresión.

El juzgado de lo Penal 1 de Granada ha condenado a tres años de cárcel a la madre de un alumno de Fuente Vaqueros (Granada) por agredir a su maestra. El magistrado ha aceptado la condena íntegra que pidió el fiscal, la pena máxima que permite imponer el Código Penal por un delito de atentado a la autoridad.

Hasta ahora sólo se había aplicado en casos de agresión a un policía uniformado. Una persona sin antecedentes penales sólo ingresa en prisión si su condena excede los dos años de cárcel. En este caso, la madre que golpeó a la maestra entró en prisión preventiva el 18 de noviembre -día de la agresión-, porque ya arrastraba una condena anterior por otro delito de atentado a la autoridad. La madre está en libertad condicioanly previsiblemente irá a prisión por sus antecendentes. Además deberá indemnizar con 300 euros a la víctima.

El fallo ha sobresaltado a la comunidad educativa por la rapidez en la ejecución -12 días desde la agresión hasta que el juez dicta el fallo-, y porque el magistrado justifica la pena máxima no por el resultado de la agresión en sí -"ciertamente no fue tan grave", dice- sino "por la forma y el contexto en el que se llevó a cabo".

El pasado 17 de noviembre, en el colegio público Federico García Lorca, de Fuente Vaqueros, la profesora Ana M. dejó sin merienda a un alumno de 5 años, como castigo a una falta de comportamiento. Al día siguiente, la madre del niño, una joven de 23 años llamada Estefanía C.F., irrumpió "de forma violenta y alocada" en el aula de su hijo. Había 20 alumnos y dos maestras. Estefanía preguntó quién de las dos había dejado a su hijo sin bocadillo. El niño señaló a una de las profesoras, y Ana M. admitió haber sido ella. Según el fallo, al que tuvo acceso El Correo, la madre se abalanzó sobre ella gritando "¡te voy a rajar!". "La cogió por el pelo, le propinó un empujón y la lanzó contra la pizarra". La maestra no tuvo heridas físicas, pero sufrió un ataque de ansiedad ese mismo día.
El juez calificó los hechos de "gravedad extrema" por la forma: la madre entró "mostrando el grado de educación y civismo más bajo que podía mostrar". Sobre el contexto, el magistrado denunció su actitud "en presencia de niños de cinco años, incluido su hijo, a los que dio una lección práctica de cómo eludir el cumplimiento de las normas de conducta, al represaliar de forma violenta en presencia de los alumnos a la profesora por haber tratado de reprender al hijo de la acusada". El juez defiende la potestad de la maestra para corregir el comportamiento del niño, usando para ello "el recurso al premio o castigo para que el crío interiorice las consecuencias inadecuadas de sus actos".

Más tarde, en el juicio, la defensa intentó exculpar a la madre de la consideración de delito a la autoridad, haciéndolo pasar por un caso de faltas. Para ello, el abogado argumentó que la maestra no era funcionaria fija, sino temporal, y por tanto no cabía considerarla autoridad pública. El juez no lo aceptó. Tanto la acusación como la defensa han recurrido el fallo.

  • 1