Local

Una madre que clama una respuesta

Milagros Vargas quiere que el autor de la muerte de su hijo Francisco en la macrobotellona del Charco de la Pava se vea pronto entre rejas y que se impida celebrar más botellonas sin control

el 28 mar 2011 / 20:57 h.

TAGS:

Milagros muestra fotos de su hijo.
Por el momento no hay detenciones, pero todas las declaraciones de los testigos apuntan en el mismo sentido:a Francisco Javier Guerrero lo mató una persona corpulenta con tatuajes y ésa es la línea de investigación que está siguiendo la Policía Nacional para aclarar el crimen, ocurrido el pasado viernes durante la macrobotellona convocada en el Charco de la Pava para celebrar la llegada de la primavera.

Pese a que entonces hubo mucha confusión, porque en el lugar se habían concentrado más de 6.000 jóvenes para divertirse y porque a la Policía le costó recabar las primeras declaraciones dado que algunos testigos habían bebido demasiado, la descripción del autor del homicidio coincide: un joven de estatura baja, gordo y con tatuajes, uno de ellos en la cara, fue quien dio la puñalada mortal.

Aunque los días van pasando, La Puebla de Cazalla, de donde era vecino la víctima, sigue sin recuperar la calma tras la muerte de este vecino de 23 años, por el que ayer se vivió una jornada de luto oficial. Miles de vecinos, que entre lágrimas recordaban las energías y ganas de vivir del fallecido, pidieron ayer Justicia por este crimen. Solamente un sonoro aplauso rompió los cinco minutos de silencio que se guardaron después de que una manifestación recorriera las calles de este municipio de la Campiña de poco menos de 11.000 habitantes y que había partido de la calle Santa Ana, donde vivía el joven junto con su familia.

Su madre no tuvo fuerzas para ir con la concentración: abatida, recordaba la última vez que vio a su hijo, cuando le pidió dinero para "marcharse a una fiesta en Sevilla". Un viaje que ella haría horas más tarde cuando a las diez de la noche la llamó su hermana para comunicarle la triste noticia. El caso se encuentra bajo secreto de sumario, pero Milagros Vargas asegura que los hechos ocurrieron de manera muy rápida y que la agresión se produjo sin que su hijo mediara ninguna palabra con el agresor.

La mujer asegura que pese a que le pincharon una rueda al coche de su primo, la víctima no pudo enfrentarse a nadie porque "el lugar donde se pinchó la rueda y donde él estaba no eran el mismo sitio". Según le han dicho los amigos de su hijo, el autor de la puñalada "iba corriendo, como huyendo de algo", y a Francisco "no le dio tiempo de ver qué le habían hecho al coche".

Su lucha ahora es que ninguna otra familia pase por el calvario que está sufriendo ella. Confía en que la Justicia actúe rápido y que el asesino del primogénito de sus dos hijos esté pronto entre rejas. Por ello reclama colaboración ciudadana para encontrar lo antes posible al autor, e insiste en hacer un llamamiento público para que posibles testigos denuncien "cualquier cosa que vieran". "Si alguien vio a ese individuo clavarle a mi hijo ese cuchillo por favor que lo denuncie a la Policía, tanto si es amigo como si es desconocido, que no tenga miedo", insistió.

"Ni el más malo se merece que le claven un cuchillo en todo el corazón, y mucho menos a una persona inocente", añadió la mujer, que afirmó que la puñalada fue certera: "El médico me dijo que ni dibujando un círculo alrededor del corazón hubieran acertado mejor".

La familia estudia "interponer acciones judiciales contra el responsable de que se permitan estas fiestas, incluso siendo ilegal", según la abogada de la familia, Rosario Andrade. La madre quiere que su caso sirva para "prohibir estas concentraciones o para que se hagan con todas las medidas de seguridad necesarias". Ella lo tiene claro: "A mi hijo no me lo van a devolver, pero al menos que ninguna familia tenga que sufrir lo mismo".

El grupo de Homicidios de la Policía Nacional continúa interrogando a testigos y recabando pistas. Una quincena de personas han prestado declaración, aunque anoche aún no había ningún detenido. En todo caso, la Policía asegura que las pesquisas "van por muy buen camino".

  • 1