Local

Una mañana cargada de magia

Tras la cabalgata de ayer, los Reyes Magos han tenido tiempo esta mañana para hacer algunas visitas extraordinarias a unos cuantos pequeños. Melchor se ha dejado ver hoy por la Cruz Roja...

el 06 ene 2010 / 12:11 h.

TAGS:

La de Reyes no es una mañana como cualquier otra, probablemente, y con permiso de Papá Noel, al que le gusta más la nocturnidad de la Nochebuena, el de hoy es el amanecer más mágico del año. Lo irreal, lo fantástico, es que después de haber recorrido ayer centenares de miles de kilómetros a bordo de las carrozas que desfilaron por muchas ciudades y pueblos del mundo, hoy todavía tuvieran fuerzas para hacer algunas visitas.

Aunque no han podido llegar a todas las casas (otro año será...) una de las afortunadas ha sido la de la familia Abellá-Navarro, en el barrio de la Cruz Roja. Quizá porque lo esperaban, tal vez porque algo les decía que seguramente podían contar con una visita extraordinaria, en el salón principal un silla en medio de los regalos daba la idea de que alguien muy pero que muy especial estaba llamado a ocuparla.

El Rey Melchor tuvo hasta el detalle de dejar dormir a los tres pequeños que habitan en esta casa. Al borde de las diez de la mañana, tras subir a la segunda planta, un poco con cara de circunstancia (la presencia real se percibía ya), Javier (6 años), Andrés (5 años) y, muy agarrada a la mano de éste, Isabel (1 año) contemplaron atónitos la presencia del Rey de la barba blanca.

Tras verificar el buen comportamiento de los tres, y con Isabel en los brazos, Melchor procedió a la entrega de los regalos. Trajes de Spiderman, coches y accesorios de Batman, ordenadores para (casi) recién llegados al mundo, porterías para jugar al fútbol, muñecas encantadoras y muñecos algo más terroríficos... al final todos quedaron contentos. Unos minutos después, y con el Rey Mago perfectamente integrado en la familia, llegó la despedida. Otra vez los ojos como platos de los niños: "¿Volverá el año que viene?", "¿Ya se va para Oriente"? 

A estas alturas, reunido con Gaspar y Baltasar, deben estar en camino hacia su hogar. Tienen un largo año para preparar la Navidad de 2010.

  • 1