domingo, 16 diciembre 2018
19:24
, última actualización
Cofradías

Una muestra sobre Montañés y su tiempo centrará los 400 años de Pasión

La Archicofradía organizará una magna muestra, de gran altura científica, que reúna cuadros, escritos, tallas y objetos que reflejen la obra del imaginero que gubió al Nazareno del Salvador

el 09 sep 2014 / 22:51 h.

Sevilla 17/04/2014 Semana Santa. PasiónFoto: Carlos HernándezUna magna exposición, aún si sede, sobre el imaginero Juan Martínez Montañés y su tiempo, constituirá el núcleo del programa de actos que ya prepara la Archicofradía de Pasión para celebrar en 2015 el cuarto centenario de la hechura del Nazareno del Salvador. La apuesta es muy ambiciosa, ya que, según expuso ayer el coordinador general y comisario de los actos, el periodista y escritor Paco Robles, esta muestra «trascenderá el ámbito capillita» para intentar situar a «Martínez Montañés y a Sevilla en el mapa». El objeto es reunir en un mismo espacio cuadros, escritos, esculturas, imágenes y artesanías que reflejen la obra de Martínez Montañés y su tiempo, «un imaginero que está en la historia universal del arte y que revolucionó el mundo de la imaginería; es una mezcla de escultor y de imaginero, de hombre de fe y de artista que estableció los cánones de la imaginería que después se van a reproducir» con obras como el Cristo de la Clemencia, el propio Nazareno de Pasión y la Cieguecita de la Catedral. «Poco artistas hay en el mundo que hayan sobrevivido cuatro siglos a su producción», subrayó Robles para dar realce a un personaje histórico gracias al cual «con la ejecución de sus retablos comienza la producción en cadena que después haría Henry Ford en Estados Unidos con los coches». «La idea es montar una muestra al estilo de las grandes exposiciones que se montan en el Museo Británico y la National Gallery y que resulte interesante tanto para un capillita como para un profesor de Arte de Michigan», explicó el comisario de los actos, que mencionó la Colegial del Salvador, la Catedral o una sede itinerante como posibles espacios para albergar este evento. Esta exposición será la amendra de un programa de actos muy acotado en el tiempo, ya que su desarrollo tendrá lugar entre el 24 de septiembre –día de la Merced– y el 12 de octubre de 2015. Apenas 18 días en los que la hermandad de Pasión, en palabras de su hermano mayor, Javier Criado, va a tratar de desgranar «algo muy singular, de una altutra científica depurada, serio y que constituya un hito dentro de las celebraciones que han tenido lugar n la ciudad». Junto a esta magna exposición, se organizarán conferencias, mesas redondas y debates que pondrán en valor a «uno de los grandes artistas de la Europa de su tiempo», un ciclo en el que también se abordará la célebre epidemia de peste que asoló a la ciudad en 1649 diezmando seriamente su población. Además la hermandad espera estrenar en esas fechas un documental de carácter científico sobre Martínez Montañés. El autor, su obra, su tiempo, que «no será una película al uso sobre cofradías sino un documental con intervenciones de especialistas de gran autoridad en estos temas», matizó el hermano mayor. Como curiosidad, la hermandad pretende embarcar a los principales restaurantes de la ciudad en esta celebración de manera que, durante esos días ofrezcan en sus cartas dos o tres platos de la época de Montañés, un «tiempo único, que sin duda ha pasado a la historia como el de mayor magnificencia, productividad en todos los órdenes y mayor trascendencia» para Sevilla. Cultos extraordinarios. Junto a esta faceta cultural, el programa de actos se complementará con otros de «núcleo religioso», que aún no han sido diseñados debido, fundamentalmente, al relevo de nombres en la rectoría de la Colegial del Salvador –este pasado domingo tomó posesión como nuevo rector Eloy Caracuel en lugar del vicario Teodoro León– y al traspaso de poderes en la delegación de Hermandades y Cofradías. Aunque no descartó cultos extraordinarios, Criado apostó por hacer «algo bueno y muy medido, lo cual no es fácil ante la proliferación de salidas, de efemérides y de pasos. Ésa no es nuestra forma de actuar». Hacia 1610-1615. No se ha encontrado documento contractual que acredite su autoría ni el año concreto de ejecución del Señor de Pasión. Por contra, sí se cuenta con el testimonio contemporáneo del fraile mercedario Juan Guerrero, quien sentó la más antigua atribución del Nazareno a la gubia de Montañés, afirmando que esta imagen «(...) es obra de aquel insigne maestro Juan Martínez Montañés, asombro de los siglos presentes y admiración de los por venir (...)». Fue el profesor José Hernández Díaz, máximo especialista en la obra de Montañés, el primero que situó la hechura del Nazareno hacia 1610-1615, un arco cronológico probable que la historiografía ha venido respetando. Sí se sabe, por contra, que en 1619 el Nazareno de Pasión ya estaba ejecutado, pues a esta talla se hace referencia de modo indirecto en un contrato para labrar un Crucificado por Blas Hernández Bello con destino a la villa de Los Palacios. En concreto, en esta referencia documental se dice: «(...) y la corona de espinas de por sí de la materia y hechura que tiene el Christo Nazareno de la cofradía de la Pasión dentro de la Merced». El Señor de Pasión es una obra tallada en su integridad y se presenta en actitud itinerante.

  • 1