Local

Una mujer logra que el Supremo reconozca que es hija de un cura

El sacerdote, amigo de la familia y ya fallecido, se sometió voluntariamente a la prueba de paternidad

el 15 oct 2011 / 19:42 h.

TAGS:

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo acaba de reconocer a una mujer natural de Málaga que su padre biológico fue un sacerdote, amigo de la familia, y no el hombre que la crió junto a su madre durante tantos años. La sentencia, que adelantó ayer la Cadena Ser, se basa en los resultados de unas pruebas de paternidad a los que se sometió el párroco, y que los jueces consideran concluyentes. El examen genético "ofrecería una pequeña posibilidad de que el padre pudiera ser otro pero nunca el que ha venido figurando como tal hasta ahora y, por supuesto, la compatibilidad con el sacerdote es total", reza el fallo.

El cura en cuestión murió durante el proceso judicial, de manera que el litigio en los juzgados ha enfrentado a su hija, Lourdes, con los herederos naturales del sacerdote. Al parecer Lourdes vivió hasta los 40 años convencida de que sus padres biológicos eran quienes la habían criado desde pequeña, con quienes siempre había vivido. Pero cuando alcanzó esta edad, su madre le confesó que en realidad no era hija de su marido, sino de un "sacerdote amigo de la familia". Lourdes inició en ese momento una andadura personal y judicial para lograr descubrir y entender la verdad. Consiguió que su madre, una mujer que llevaba casada desde 1965, le firmara una declaración jurada reconociendo lo que le había dicho. A partir de ahí se inició el proceso.

El sacerdote y quien creyó que había sido su padre durante 40 años se sometieron voluntariamente a las pruebas de paternidad en un hospital de Málaga. El test genético indicó que las posibilidades de que su padre fuera el párroco eran de un 94,45%. Quedaba una pequeña posibilidad de que él no fuera su progenitor, pero estaba descartado de lleno que su padre fuera el marido de su madre, ya que las pruebas dieron un 0% de compatibilidad con su perfil genético. La resolución del Alto Tribunal señala que del conjunto de las pruebas practicadas se infiere "una alta probabilidad paterna de la actora por parte del sacerdote, lo que unido a la total exclusión de que sea el marido de la madre y a su declaración jurada, nos lleva a declarar probada la filiación reclamada".

Los herederos del cura demandado recurrieron la prueba genética por vulneración de derechos. La familia del sacerdote alegó ante el tribunal que cuando éste aceptó hacerse las pruebas de paternidad se encontraba en un delicado estado de salud. Pero finalmente el Tribunal Supremo ha dado por válidos los resultados del test, confirmando que el sacerdote fue el padre biológico de Lourdes, como ya lo había ratificado anteriormente la sentencia de la Audiencia de Málaga.

  • 1