domingo, 24 marzo 2019
22:50
, última actualización
Local

Una mujer muere pisoteada en una aglomeración en la valla de Melilla

Una mujer marroquí falleció ayer cuando trataba de pasar a Melilla por el puesto fronterizo de Barrio Chino, donde se produjo una aglomeración de comerciantes que pretendían entrar en la ciudad autónoma. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 18:29 h.

TAGS:

Una mujer marroquí falleció ayer cuando trataba de pasar a Melilla por el puesto fronterizo de Barrio Chino, donde se produjo una aglomeración de comerciantes que pretendían entrar en la ciudad autónoma.

Los hechos se sucedieron a primera hora de la mañana, a las 7.20 horas, cuando entre 300 y 400 porteadores se aglomeraron ante los tornos de entrada del control policial español del puesto fronterizo en una zona conocida como jaula por estar rodeada de alambradas y barrotes.

Al parecer, la mujer, de unos 30 años de edad, cayó al suelo y quedó sin conocimiento, por lo que fue pisoteada por otros compatriotas en unas filas donde se agolpan cientos de personas sin ningún orden para cruzar a suelo español para comprar mercancías que luego revenden en Marruecos a un precio mayor.

Según la Jefatura Superior de Policía, fue necesario realizar dos disparos al aire para "dispersar a la muchedumbre" y poder acceder a la mujer tendida en el suelo, que había quedado sin conocimiento.

Al comprobarse que respiraba con dificultad, la Policía pidió la presencia inmediata de una ambulancia, por lo que una UVI móvil del 061 se desplazó rápidamente al puesto fronterizo de Barrio Chino. Los profesionales sanitarios practicaron los primeros auxilios a la mujer durante una hora en el interior de la UVI móvil, pero no pudieron evitar que entrara en parada cardiorrespiratoria y muriera. El cadáver fue trasladado al Hospital Comarcal a las 8.45 horas, una vez reconocido por el forense.

En el suceso también resultaron heridas cinco personas por contusiones, que fueron trasladadas al Hospital Comarcal de la ciudad autónoma. Fuentes sanitarias apuntaron que una de las heridas, que recibió el alta en la tarde de ayer, tenía un ojo afectado, mientras que otro tenía fracturada una pierna.

Las aglomeraciones en los puestos fronterizos de Melilla son algo habitual, según recordaron testigos presenciales del incidente. La zona denominada tierra de nadie es un embudo por el que intentan pasar todos los porteadores marroquíes a la vez.

Máxima alerta. El delegado del Gobierno en Melilla, Gregorio Escobar, anunció la semana pasada el decreto en la frontera y perímetro de Melilla del "nivel de alerta máxima" para repeler cualquier nuevo intento de entrada de inmigrantes, después del asalto del pasado día 10. En el último mes se ha registrado un aumento de los intentos de entrada, debido a las fuertes lluvias que dañaron la valla. Desde el 26 de octubre se han producido en total cinco asaltos a la frontera.

  • 1