Local

Una mujer pleitea por la herencia de los hijos de la ‘duquesa roja’

Afirma que nació de una relación extramarital del marido de la aristócrata

el 08 ene 2014 / 23:25 h.

TAGS:

15380415Rosario Bermudo Muñoz, una mujer de Écija, ha demandado a los hijos de la duquesa de Medina Sidonia, Luisa Isabel Álvarez de Toledo, de los que asegura ser hermana por una presunta relación extramarital del que fuera esposo de la llamada duquesa roja. La demandante quiere ser reconocida como parte de la familia de la duquesa para poder optar a parte de una herencia “que puede ser millonaria”, según su abogado, el también ecijano Fernando Osuna. Este ha presentado la demanda contra los hijos de la duquesa de Medina Sidonia en el juzgado de Primera Instancia de Madrid. En ella explica que su cliente, que cumplirá 63 años en febrero, nació en Madrid fruto de la relación de su madre, natural de Écija, con Leoncio González de Gregorio y Martí, que luego sería marido de Luisa Isabel Álvarez de Toledo. Esa relación tuvo lugar, según el abogado, cuando la madre de su clienta estuvo empleada como asistenta en la casa de los condes de la Puebla de Valverde, título que ostentaban los padres de Leoncio González de Gregorio, que no reconoció a la niña. Leoncio González de Gregorio falleció en el año 2008. La madre de Rosario Muñoz fue “repudiada y abandonada a su suerte”, según la demanda de Osuna, contrayendo matrimonio en diciembre de 1956 con otro hombre, que reconoció a la supuesta hermanastra de los hijos de la duquesa roja y tuvo con ella otros seis hijos. El despacho de abogados de Fernando Osuna no es la primera demanda que presenta de estas características, de hecho, este mismo año ganó un caso con muchos puntos en común, cuando una juez de Sevilla estimó la demanda interpuesta por una mujer, identificada como Sofía Reguera, y le reconoció su “legítima filiación” como hija de un ganadero y terrateniente de la provincia sevillana ya fallecido que mantuvo una relación sentimental con su madre, que trabajaba como criada en su finca. Tras más de cinco años de proceso judicial, la juez de Primera Instancia número 5 de Sevilla dictó una sentencia en la que reconoció la filiación de esta mujer como hermana del único heredero, y, por tanto, como hija de este rico terrateniente, que había dejado una herencia valorada en 15 millones de euros. En ese juicio, dos peritos del Instituto Nacional de Toxicología que analizaron muestras de saliva y de cabello tanto de la demandante como del demandado –el hijo del terrateniente– a fin de comparar sus respectivos ADN ratificaron que ambos son hermanos “con un 99,99 por ciento de posibilidades”, una prueba que fue más que clave para que la juez estimase la demanda de esta mujer.

  • 1