martes, 16 abril 2019
21:24
, última actualización

Una mujer resultó herida en la cabeza por un jamón en la cabalgata de Reyes Magos

La mujer herida fue atendida en el centro hospitalario de la ciudad tras la disputa por conseguir tan preciado regalo

el 09 ene 2010 / 20:09 h.

La Reina entrega un jamón a un afortunado utrerano.
Con el ritmo que lleva la fiesta, al final va a ser necesario ir con casco a ver la cabalgata. O eso, o arriesgarte a que te den un jamonazo. Y si no, que se lo pregunten a una utrerana que acabó con la cabeza sangrando y siendo atendida en el centro hospitalario de la localidad.

 

La noche ya había caído sobre Utrera y multitud de personas aguardaban el paso de la comitiva, al tiempo que cogían caramelos -los menos- o se peleaban -los más- por alcanzar alguno de los regalos que desde las carrozas se lanzan. Llegaba el turno de la Reina, y en este punto, como en otros tantos a lo largo del recorrido, se disponía a regalar un jamón de los que llevaba para repartir durante la tarde-noche.

Fuentes cercanas a la familia de la mujer herida afirman que la pata fue lanzada desde la carroza hasta caer y golpear la cabeza de esta persona. Pero, no es esto lo que asegura la otra protagonista: Marta Sánchez-Noriega que representó a la Reina y comenta que "esta vez no fui yo quien iba a darlo, sino otra de mis compañeras que estaban sobre la carroza y, precisamente, se escogió a esta mujer" para entregarle el jamón. Fue entonces cuando la elegida, "en lugar de acercarse para cogerlo en mano, nos dijo que se lo echáramos, formándose entonces un gran revuelo entre todo el mundo que estaba allí, que comenzó a forcejear para hacerse con él". Al final, con el impacto recibido la brecha apareció en la cabeza... y el jamón se lo llevó otro hombre.

La cabalgata se ha convertido estos últimos años en un gran escaparate de 15 carrozas desde las cuales lanzar cualquier tipo de objeto. Y todo ello sin tener en cuenta lo "salvajes" que pueden llegar a ser las personas que, "por un balón de 50 céntimos, se dan hasta empujones, así que sólo hay que imaginar lo que se puede liar para coger un jamón", reconoce el presidente de la asociación Maestro de la Milla, organizadora de la cabalgata, que dispone de un seguro que cubre los problemas "con caramelos, dulces y otros elementos similares". Las carrozas que quieran dar otros artículos peligrosos tienen que tener un seguro propio.

En 2011, a quienes les toque subirse en las carrozas van a tener que tomar nota y regalar cascos. Eso, o repartir el jamón en lonchas.

  • 1