Local

Una mujer sobrevive tras caerle un rayo encima en Camas

Está hospitalizada fuera de peligro y sólo ha sufrido quemaduras en una pierna.

el 01 dic 2010 / 21:54 h.

TAGS:

Casi un milagro en pleno centro de Camas. En torno a las 15.30 horas y cuando la tormenta arreciaba en el Aljarafe, Carmen H.R., de 40 años de edad, recibía ayer el impacto directo de un rayo en plena avenida principal de Camas, cuando paseaba junto al centro de salud.

De inmediato acudieron a atenderla desde el centro de salud, explicó Pablo, hermano de la afectada. “Les he dado las gracias al personal que le atendió en un primer momento por su rapidez”, afirmó. Al centro se dirigía Carmen, que vive en Salteras, cuando tuvo lugar el suceso.

En un primer momento, los médicos de Camas verificaron su estado de salud, “sobre todo comprobaron que tenía bien el corazón”, y descubrieron que sorprendentemente todo estaba normal. Todo menos las extrañas quemaduras, “con forma de helechos”, describe Pablo, que tenía en una de sus piernas y el calcetín roto y quemado por la descarga eléctrica.

“Lo normal en estos casos es que te mueras”, asegura Pablo que le comentaron las personas que le atendieron en un primer momento, sorpresa que se volvió a repetir entre el personal sanitario del hospital San Juan de Dios del Aljarafe, en Bormujos, al que la trasladaron.

“Hasta los médicos le han hecho fotos de las quemaduras”, explica ya con tranquilidad tras conocer que la vida de Carmen no corre peligro. Además, “tengo un hermano médico que me dicho que no ha visto nada igual”. Carmen ha pasado la noche en el área de observación del citado centro hospitalario.

A diferencia del caso de Carmen, la probabilidad de ser alcanzado por un rayo es mucho mayor en el medio rural que en los núcleos de población. Eso se debe principalmente a que los edificios con estructura metálica protegen las zonas de alrededor y derivan a tierra la descarga eléctrica, como si fuera un pararrayos. En cambio, los árboles, en particular los altos y aislados, atraen a los rayos.

El cambio de España de una sociedad rural a una más urbana se nota en las estadísticas. Así, desde 1941 hasta 1979 hubo alrededor de 2.000 muertos por rayo, lo que equivale a 1,6 muertos por millón de habitantes y año. Desde entonces estas cifras han disminuido sustancialmente y suelen ser casos puntuales.

  • 1