Una noche iluminada por la Cuaresma

Ni el frío pudo con el viacrucis del Aljarafe, que ‘tomó’ Itálica arropado por numerosos fieles .

el 25 feb 2012 / 22:00 h.

El Aljarafe alumbró, una noche más y como cada primer sábado de Cuaresma desde 1990, su devoción religiosa en torno a la tierra, en otro tiempo pagana, de la antigua ciudad de Itálica. La tarde daba sus últimos coletazos cuando se abrieron las puertas de la iglesia de San Isidoro del Campo, en el término municipal de Santiponce, donde se había agolpado numerosa gente pese al frío.

Como es costumbre, el cortejo lo encabezaba un muñidor, tras el cual pudieron verse las 13 hermandades invitadas, procedentes no sólo del Aljarafe, sino de otros puntos de la provincia y de las vecinas Cádiz y Badajoz, que estuvieron representadas por su cruz de guía y dos faroles. La hermandad de la Virgen del Rosario Coronada, la anfitriona, encabezaba el cortejo y completaba las 14 estaciones del viacrucis. Con ellos y con la presencia de la imagen de Jesús Nazareno, estuvo el obispo auxiliar, Santiago Gómez Sierra, que presidió anteriormente la Eucaristía.

Desde la salida y hasta llegar a Itálica, el cortejo recorrió las calles de Santiponce. El caminar sereno por las calles oscuras sólo estaba iluminado por un reguero de antorchas. Justo antes de acceder al recinto, el cortejo realizó la tradicional parada a las puertas del camposanto, donde se rezó en recuerdo de los difuntos. La comitiva entró seguidamente por el Cardo Máximo, principal arteria de Itálica, y descendió hasta al anfiteatro romano, donde quedatron dispuestas las 14 cruces en torno al perímetro. Allí se procedió al inicio de un viacrucis en el que, además del oficio religioso, se pudieron escuchar varias piezas interpretadas por un trío de capilla y cantos gregorianos.

  • 1