Deportes

Una noche para el recuerdo

El Sánchez Pizjuán acogió anoche la primera edición del partido Champions for Africa, iniciativa de Unicef en su lucha por la supervivencia infantil que reunió a algunos de los mejores jugadores del mundo. (Foto: A. Acedo)

el 15 sep 2009 / 04:46 h.

El Sánchez Pizjuán acogió anoche la primera edición del partido Champions for Africa, iniciativa de Unicef en su lucha por la supervivencia infantil que reunió a algunos de los mejores jugadores del mundo, a viejas glorias e hizo disfrutar a todos. Y en el recuerdo, un nombre: Antonio Puerta.

Los fondos obtenidos con este partido benéfico -más de 25.000 espectadores- se destinarán a los programas de Unicef para reducir la mortalidad infantil en Mali y a la Fundación Kanouté, concretamente al proyecto Ciudad de los Niños, con el que colabora también la Fundación del Sevilla, además de otras muchas entidades que han brindar su apoyo.

Y para que la iniciativa tuviese acogida, nada mejor que reunir sobre el césped a algunos de los mejores futbolistas del mundo para medirse con el equipo de Manolo Jiménez. Reforzado por amigos de Kanoute como Henry o Eto'o y ex futbolistas del club -ovacionados en todo momento- como Suker, que rememoró viejos tiempos, Martí, Pablo Alfaro, Kepa o Antoñito, el Sevilla se enfrentó a una selección de craks con Paco Buyo, otro ilustre, por técnico. Al término del choque, 5-3 favorable a los de Jiménez, con goles de Govou (Lyon), Duda, De Mul, Makukula y Job (Niza); Courtois, Uche y Guardado marcaron para la selección mundial.

Entre los numerosos futbolistas que aportaron su granito de arena estuvieron Sergio Ramos, Casillas, Saviola -muy aplaudido- y Diarra (Real Madrid); Fernando Vega, Casto, Arzu, Damiá y Pavone (del Betis, que también se sumó a la fiesta); Adebayor y Eboue (Arsenal); Aitor Ocio (Athletic), Makukula (Benfica); Kameni y Moha (Espanyol), Guardado (Deportivo), Uche (Getafe); Nekounam y Dady (Osasuna); Kante (Niza); Sissoko (Juventus); Sunny (Valencia); Trejo y Gonzalo Castro (Mallorca).

Pero además de goles y pinceladas de calidad la noche deparó una imagen que puede pasar al recuerdo. Daniel Alves defendió al Sevilla en el que bien podría ser su último partido con la casaca nervionense, ya que el Comité de Competición le ha impuesto dos de sanción (uno por su expulsión ante el Betis y otro por reincidente) y, por tanto, no podrá alinearse el domingo. Daniel salió en el once titular y fue sustituido en el minuto 23. Cabeza gacha y pensativo, se dirigió hacia la banda y, una vez frente a la tribuna de Preferencia, levantó sus brazos para aplaudir a la afición. Lo hizo sin recrearse, sin hacer ruido. Tal como llegó.

La actuación de El Arrebato y del grupo musical Quisiera ser amenizó la noche, en la que también fue protagonista, por el recuerdo de todos, Antonio Puerta desde ese tercer anillo.

  • 1