martes, 19 marzo 2019
22:14
, última actualización
Economía

Una nota de color ante la crisis

No cabía un alfiler. El Monasterio de la Cartuja fue ayer testigo de la entrega de los XX Premios Arco Iris del Cooperativismo, una cita que cada año reconoce la labor de empresas andaluzas de economía social.

el 15 sep 2009 / 22:17 h.

No cabía un alfiler. El Monasterio de la Cartuja fue ayer testigo de la entrega de los XX Premios Arco Iris del Cooperativismo, una cita que cada año reconoce la labor de empresas andaluzas de economía social. Este año, las estatuillas de bronce han recaído en sectores tan diferentes como la agricultura o la educación.

De todos los rincones de Andalucía. El Monasterio de Santa María de las Cuevas se quedó ayer pequeño para acoger el acto de reconocimiento a lo más florido del cooperativismo andaluz. Allí se entregaron los XX Premios Arco Iris del Cooperativismo, con la presencia de personalidades, con el presidente de la Junta, Manuel Chaves, a la cabeza, y con el respaldo de cientos de familiares y amigos de los galardonados.

El más emotivo fue sin duda el premio concedido a una persona dedicada en cuerpo y alma al fomento de la economía social, Francisco Velasco, vinculado al cooperativismo desde los 16 años y que recibió un cerrado aplauso.

El Premio a la Mejor Cooperativa recayó en la malagueña Enseñanza de profesores Nuestra Señora de Lourdes, de Coín, un ejemplo de centro de formación de la economía social. Precisamente fue esta firma la encargada de poner voz en el acto de ayer a todos los premiados a través de José Guzmán. "Los andaluces debemos estar orgullosos de haber sido pioneros en este sector y de haberlo llevado a otros rincones", apuntó.

Los premiados recibieron una estatuilla de bronce que alude al símbolo cooperativo, mientras que el estudio universitario, llevado a cabo por la Universidad de Almería, recibió 6.000 euros.

Reivindicaciones. Pero no todos fueron palabras bonitas. La coyuntura actual de la economía española no pasó de largo en la entrega de premios. El presidente de la Federación Andaluza de Empresas Cooperativas de Trabajo Asociado (Faecta), Manuel Mariscal, demandó a las autoridades políticas presentes -además del presidente de la Junta estaba el consejero de Innovación, Francisco Vallejo, y el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, a los que acompañaba el presidente de Cepes-A, Antonio Romero,- "la máxima agilidad para que las nuevas medidas aprobadas tengan efecto cuanto antes".

Durante su discurso, Manuel Chaves aseguró que se haría eco de las peticiones llevadas a cabo desde el sector cooperativo andaluz, que "representa el 13% de nuestro PIB y ha contribuido de forma significativa al importante crecimiento económico experimentado por Andalucía en los últimos 14 años".

Además, el presidente de la Junta se refirió a los galardonados y los puso como ejemplo de creación de empleo, precisamente en un momento en el que las cifras del paro no dejan impasible a nadie. "Todos tenemos que sumar esfuerzos para combatir dificultades, como las que se han encontrado seis mujeres, desempleadas y mayores de 35 años en Almería", dijo en relación a la galardonada Palacio Arboleas.

Subrayó así que en tiempos de crisis se comprueba la "eficacia y estabilidad" en la generación de empleo de las empresas de economía social debido a su "mayor solidez y participación social", además de su apuesta por la responsabilidad social empresarial.

El presidente de la Junta reconoció también la obligación de las administraciones para hacer frente a la crisis y destacó la inversión pública por parte del Gobierno para "proteger a los que más sufren, mantener las conquistas del Estado del Bienestar, fomentar el consumo y generar la actividad económica necesaria para la creación de empleo". En cuanto a las entidades financieras, señaló que "es importante normalizar la liquidez del sistema financiero y la concesión de créditos" para desarrollar proyectos viables.

  • 1