Local

Una nueva bronca monumental sacude el Pleno municipal

Por la mañana, reproches de quién ha "engordado" más a la banca; por la tarde, voces y un receso tras otra pugna entre Landa y Torrijos.

el 28 dic 2012 / 11:13 h.

TAGS:

Quién ha beneficiado más a la banca a costa de los contribuyentes de Sevilla? Tú. No, yo no, tú. En esa pregunta y en tales respuestas cabría resumir el Pleno del Ayuntamiento que ayer, con la mayoría absoluta del Partido Popular, aprobaba los Presupuestos de la ciudad para 2013, tras rechazar sendas enmiendas a la totalidad presentadas por el PSOE e Izquierda Unida. Gobierno local y oposición se enfrascaron en duros reproches sobre la deuda financiera heredada y el aumento previsto por el plan de pago a proveedores, al tiempo que el primero defendía sus cuentas por, dijo, reales y decentes, mientras que la segunda las tildaba de irreales, de desastre y de propiciadoras del desempleo. Lo de siempre. Pero el debate, ya de por sí calentito desde primera hora de la mañana, derivó en una gran bronca entrada la tarde, con dos habituales del ring, el presidente del Pleno y primer teniente de alcalde, Javier Landa, y el portavoz de IU en el Consistorio, Antonio Rodrigo Torrijos. Espectáculo nada edificante.

La tensión se desató durante la intervención de la también concejal de IU Josefa Medrano, y a cuenta de los márgenes de tiempo que Landa administraba para la bancada popular y para los representantes de la coalición de izquierdas, sintiéndose éstos discriminados a pesar de haber solicitado reiteradamente el amparo al alcalde, Juan Ignacio Zoido, por semejante cuestión. Ese rifirrafe es ya tradicional, pero ayer se desbordó cuando quien presidía el Pleno instó a Torrijos a hablar alguna vez "con sentido común". Fue entonces cuando sonaron las voces, no te lo permito -dijo uno-, ésta es mi opinión -replicó el otro-. Y aquí diríase ya perdido el respeto entre ambos.

La cosa llegó a tal que el propio alcalde y el portavoz popular en el Consistorio, Juan Bueno, llamaron a Landa -fue sustituido en la mesa- y mantuvieron un encuentro en el pasillo. Cinco, seis, siete minutos... Y Landa entra de nuevo, pide un receso de cinco minutos para hablar con los portavoces de los tres grupos políticos (PSOE, PP e IU). Cinco minutos, seis, siete... y de nuevo al Pleno, donde su presidente, ya restaurado en su silla, pide encarecidamente perdón en nombre de ese triunvirato de fuerzas. Y aquí paz y después gloria. El resto de la larga sesión -ordinaria tras una extraordinaria, la del Presupuesto para el próximo año, que arrancó a las 9 de la mañana- transcurrió casi, sólo casi, como una balsa de aceite. Eso sí, hasta la próxima bronca pues la de ayer no fue la primera entre dos personajes que, en sentido figurado, se llevan a matar. El PSOE, que asistió en principio de espectador, terminó dando la razón a IU en su permanente recriminación al comportamiento de Javier Landa al conducir el Pleno.

Al margen del rifirrafe, la verdadera novedad de ambas sesiones estribó en esos banqueros que, sin presencia en el salón, sí estuvieron presentes, en unos momentos en que las entidades financieras están en todos los fregados: las cuantiosas y polémicas ayudas públicas, los recortes masivos de plantilla y oficinas, los desahucios, la falta de crédito...

Todo comenzó cuando Juan Espadas, que tildó los Presupuestos de "desastre", consideró que éstos atienden "a los intereses" de los bancos puesto que, en vez de conferir prioridad al empleo y a otros problemas acuciantes de los sevillanos, como el de la vivienda, sólo busca contentar a las entidades financieras. Y al sonreír la delegada de Hacienda, Asunción Fley, la encargada de elaborar las cuentas municipales, el portavoz socialista le lanzó un tiene usted ahora mismo la sonrisa de los banqueros.

En su turno de palabra, una Fley crecida en voz y contundencia le replicó que en la última legislatura de PSOE-IU, la deuda del Consistorio creció en 330 millones de euros. Con ustedes, exclamó, "¡sí que eran felices los banqueros con tanto pedir préstamos y préstamos, Dios mío de mi alma!".

Zoido, que intervino al final del Pleno de los Presupuestos, también entró en el asunto y, en la misma línea, acusó a la anterior Corporación de haber sido realmente la que había "engordado" a los banqueros "con sus fiestas y derroches que estamos pagando ahora". Y esa fiesta, sentenció, se terminó.
Fley recordó que el aumento del pago de los intereses se debe al plan de proveedores -créditos pedidos al ICO según el programa estatal- por las deudas contraídas con ellos por el anterior equipo de Gobierno, y que sin aquél, seguirían sin cobrar. "Sevilla está pagando ahora la irresponsabilidad de su gestión", apuntó la delegada de Hacienda, cuyas palabras se vieron respaldadas por Juan Ignacio Zoido que, una vez más, recurrió al argumento de la alargada sombra de la herencia.
Antes de pasar al Pleno ordinario que habría de aprobar, entre otras cosas, las ordenanzas fiscales para 2013, sobrevino el primer gran momento de tensión, que terminaría por servir de base al cargado ambiente entre Torrijos y Landa. En efecto, este último decidió que las dos enmiendas a la totalidad presentadas por separado por PSOE e IU se votaran conjuntamente, y no una a una, como reclamaba el portavoz de la coalición de izquierdas -Espadas, aunque de acuerdo con esta última, optó por la prudencia y no polemizó-. Al enredo sólo le faltó la propuesta de votar si había que votar, pero en las enmiendas parciales se votó sobre lo votado.

En el debate sobre ordenanzas fiscales -tasas y precios de los servicios públicos que presta el Ayuntamiento-, ninguna novedad en el contenido sobre lo conocido, pero repetición del y tú más. PSOE e IU lamentaron la mayor carga fiscal para los contribuyentes sevillanos y que Fley tan sólo había aceptado media docena de alegaciones a su proyecto de ordenanzas, mientras que la interpelada respondió que para subidones tributarios, los aplicados por el anterior Gobierno. Y aquí la perla partió de la concejal socialista Susana López, quien dijo que se deja sin alimento a los ciudadanos para pagar la hipoteca. Habráse visto mayor demagogia, respondió Asunción Fley.

  • 1