martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización

Una nueva herramienta de los municipios contra la crisis: eliminar la feria

Aznalcóllar y Mairena del Aljarafe mostraron el camino... para todas las fiestas que aún quedan en el calendario. El recorte tiene su cara B: los feriantes, es decir, los que viven de ella, se quedan sin su negocio.

el 30 may 2010 / 20:02 h.

Dos mujeres vestidas de flamenca pasean por un recinto ferial.

La precariedad de las arcas municipales en la provincia no sólo retrasa el pago a empresarios, trabajadores y hasta concejales, sino que por necesidad, o por responsabilidad, está dando al traste con las ferias que en los meses de primavera, verano y otoño se llevan a cabo.

Y es que, como justificaba el bando del alcalde de Mairena del Aljarafe -y que se identifica en gran parte con lo apuntado por el de Umbrete para no celebrar la Feria del Mosto del Aljarafe, el de Aznalcóllar para no celebrar la suya y el concejal de Fiestas de Dos Hermanas para abaratar costes- "Cuando hay familias que se esfuerzan para superar la crisis y la mayoría se ven afectadas de uno u otro modo, parecería poco acertado que otros disfruten de una fiesta".

El primer Ayuntamiento en aplicar esta drástica medida fue el de Palomares del Río en septiembre del pasado año, y por el momento, a éste se han sumado Aznalcóllar y Mairena del Aljarafe. Y sólo ha comenzado la temporada de ferias que se extiende en la provincia hasta bien entrado el mes de octubre.

Además, las que se han mantenido han procurado rebajar al máximo el coste. No es cuestión de empeñarse en organizar una feria cuando el número de familias con necesidades básicas y que requieren de la ayuda municipal crece día a día. Por los recortes se decidieron Écija, Estepa o más recientemente Dos Hermanas, donde el patrocinio de los empresarios locales salvó los fuegos artificiales de la segunda ciudad por número de habitantes de la provincia. Otros municipios, como Burguillos, optan por unir dos festividades.

Pero no siempre decae la fiesta, como se verá esta semana. La Rinconada ha confirmado que la Jira se festejará "con austeridad", mientras que La Puebla del Río celebrará el miércoles su feria, que coexiste al amparo de un Corpus, que se festeja allí desde hace 427 años. En este último municipio habrá menos casetas -de 150 a 120- y en los conciertos de la caseta municipal habrá pocos nombres de relumbrón. Eso sí, en los recortes no entró la comida de preferia a los mayores, a la que fueron 700 personas.

Quien más y quien menos ha pasado la tijera al presupuesto para las fiestas. Junto a La Puebla del Río, comienzan el jueves con motivo del Corpus Christi las fiestas de Aznalcázar y Albaida del Aljarafe. El concejal de Festejos del primero de los municipios, José Antonio Martínez, destaca que la feria tiene este año "coste cero": "Hay muchos recortes, estamos bajo mínimos, por eso sólo actúan grupos locales -que no cobrarán- y se mantienen las casetas", apunta.

También el jueves comienzan las Fiestas del Corpus en Albaida del Aljarafe. Su concejal de Festejos, José Luis Gelo recalca que, pese a la situación, "no se puede comparar con otras ferias que se han suspendido porque en ésta la inversión no es grande". Así, destaca que "se ha recortado en iluminación y en la animación de las casetas". En total, la inversión bajará un 50% respecto a años anteriores.

Y es que, como indica el edil de Fiestas Mayores nazareno, José Román, "la prioridad es pagar las nóminas, la luz, el agua y los gastos sociales". Y no sólo ésa. Cuando los empresarios denuncian que el 70% de los ayuntamientos de la provincia no les pagan, cuando hay pueblos en los que les deben meses de nóminas a la plantilla, cuando tienen cortes de luz por impagos a Endesa, cómo van a mantener unas fiestas por todo lo alto.

Pero esta decisión tiene también su cara B: muchas familias viven todo el año del dinero que sacan trabajando, por ejemplo, cocinando en una caseta, con la venta en los puestos y chocolaterías o paseando a turistas en coche de caballos por las ferias.

Y no sólo a las fiestas patronales afecta la medida, como se vio con la supresión de la fiesta del Mosto y la Aceituna Fina del Aljarafe de Umbrete. La crisis también está aplazando sine die las fiestas comerciales de la provincia o citas con arraigo como la Noche Flamenca de Coria del Río y las dos de Alcalá de Guadaíra. En el caso de Umbrete, ésta se había convertido en punto de atracción ineludible para la comarca aljarafeña. Pero, como indicó el Consistorio que preside Joaquín Fernández Garro (PSOE), aunque la fiesta era un importante para el impulso de la empresa local y el turismo gastronómico, se "debían tomar una serie de medidas tendentes a redistribuir los recursos de forma que redunden en lo que ahora es más prioritario: atender las demandas sociales".

También acabó antes con la Feria del Toro que se celebraba en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla y muchas ferias de tapas se han unido con otros eventos para crear una oferta más amplia y barata.

Por contra otros pueblos parecen recuperarse en 2010. Es el caso de Castilblanco de los Arroyos, que en abril de 2009 suspendía el Certamen Provincial de Artesanía que ha recuperado este año, debido a que el atractivo del Xacobeo 2010 está llevando a este municipio a numerosos peregrinos. Pero parece una excepción. El resto sobrevive a duras penas y ahorrando hasta el último euro.

  • 1